martes, 4 de diciembre de 2012

Reducir el ISR, ¿otra amenaza para Peña?

Reducir el ISR, ¿otra amenaza para Peña?
CNN Expansión.
El Gobierno de México se enfrentará a una escasez de recursos presupuestales para 2013 a causa de la obligación de reducir tasas de impuestos y tarifas arancelarias a partir del próximo año, alertan especialistas.

Este escenario se suma a la advertencia que hizo este lunes el presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, Francisco Yunes Zorrilla, al mencionar que las 13 acciones incluidas en el Presupuesto de 2013 -que presentó el presidente Enrique Peña Nieto el sábado pasado- no podrán alcanzarse si no se replantea el esquema hacendario.

En la búsqueda por tapar un boquete en los ingresos presupuestarios previsto para 2010, tras la recesión de 2009, el Gobierno mexicano incluyó diversos cambios fiscales, como alzas en la tasa de varios gravámenes como el ISR e IVA, que le daría a la Federación ingresos adicionales equivalentes a 1% del Producto Interno Bruto.

La Secretaría de Hacienda aseguró en los Precriterios 2013 que envío al Congreso que el próximo año bajará la tasa del ISR para personas físicas y empresariales, de 30 a 29%, al igual que la del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

En este último caso, la tasa aplicable a la importación y enajenación de cervezas pasa de 26.5% a 26%, y la correspondiente a las bebidas alcohólicas de más de 20° GL pasa de 53% a 52%, así como la reducción arancelaria derivada de los tratados y acuerdos comerciales celebrados con otros países,

No obstante, estima que los ingresos tributarios no petroleros serán mayores en 60,400 millones de pesos, por la mayor actividad económica y por las medidas instrumentadas en materia de eficiencia recaudatoria, lo que compensarían la reducción en la recaudación por esos impuestos.

El ISR tenderá a bajar el próximo año, pero el IVA que se mantendrá en 16% debido a que no tiene un periodo de permanencia, dijo en octubre pasado el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, José Isabel Trejo.

Por la reducción en la tasa del ISR habría menores ingresos para el Gobierno en este Presupuesto y el ajuste se dio de manera excepcional, ya que en 2008 y 2009 fueron años de caída en actividad económica y todos los impuestos disminuyeron, menciona el economista en jefe para México de BBVA, Adolfo Albo.

Sin embargo, considera que el ISR podría permanecer en 30% y esperar a que se presente una reforma el próximo año y "esas son las cosas que vamos a esperar. Siempre estos temas son complejos en términos de estimar impuestos y técnicamente difíciles de calcular".

Comenta sobre la necesidad de que se dé no solo una reforma fiscal, sino también hacendaria y las bases deberían ser una menor dependencia de los ingresos petroleros que representan casi una tercera parte de los ingresos.

"Ahí hay diferentes vertientes y las más tradicionales es que se tiene que ampliar la base recaudatoria, es decir, que el número de personas que pagan impuestos se amplíe y ahí el impuesto al consumo tiene más sentido, derivado de la propia estructura de la economía mexicana que es mayormente informal y hay sectores que no pagan impuestos".

Ahí se entra a temas como el caso del IVA que tiene cinco regímenes diferentes, agrega y "parece que no, pero es importante revisar y tratar de ir simplificando. Hay criterios que dicen que apuntarían a tener pocos impuestos y pocos regímenes especiales y que tiendan a estar unificados".

Lo mismo ocurre en el caso del ISR con dos impuestos para las empresas: el ISR como tal y el IETU. "Ya hay un proceso gradual donde va a ir subsistiendo uno, pero tenemos que ir hacia ese esquema de simplificación y también en el ISR tendríamos que ir también a que todos los sectores de actividad económica paguen impuestos".

Un poco volver a ese principio de simplicidad de pocos impuestos de uso generalizado y unificado, tendiendo a hacer las tasas relativamente similares, puntualiza Albo.

Una baja en el ISR sí impactaría en los ingresos del Gobierno, añade el director de la Carrera de Economía de la Escuela de Negocios en el Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio. "Si son dos puntos menos dejaría de percibir 4,600 millones de pesos que posiblemente lo compensarían con IEPS, sobre todo con los ingresos por los derechos a los hidrocarburos".

No espera mayores impuestos al tabaco o a la cerveza, de hecho el impuesto sobre este último producto bajará, pero quizás se ampliaría más a nuevos productos "como aquel intento de gravar bebidas especiales y algunos complementos alimenticios, pero no creo que se cause un hoyo importante porque al elevarse el estimado de ingresos por precio del petróleo se compensa el agujero del ISR", expone.

En tanto, el director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño, estima que sí habrá menos ingresos para el Gobierno si deciden bajar el ISR y no se tiene seguridad de una reforma fiscal.

"Es más prudente para el Gobierno enviar un Presupuesto que no tenga modificaciones significativas en los impuestos y que intente, de alguna manera, recuperar ingresos como el caso de los subsidios a los combustibles".

Reitera que hacer modificaciones importantes a los impuestos tanto al alza como a la baja  implicaría acciones muy prematuras, "acciones temporales que podrían revertirse en caso de que se dé una reforma fiscal y no le conviene a la nueva administración empezar a hacer cambios a la ligera cuando no se tiene el panorama fiscal todavía seguro".

Por lo que en su opinión sería más sensato posponer hacia adelante cualquier cambio en impuestos... CNN Expansión...

¡Compártelo!


0 comentarios en: "Reducir el ISR, ¿otra amenaza para Peña?"

Deja un comentario





El humor en las redes sociales


funny gifs

Ver todos →