#PorSiTeLoPerdiste


viernes, 18 de enero de 2013

Chile, una identidad cultural que sigue evolucionando


Antártica chilena.
Curicó, CHILE
Escrito por Patricio Barrientos






Una de las acepciones que más me identifican para definir la palabra Chile, proviene de un pueblo originario de mi país. Los Mapuches, que en su lengua madre, el "mapudungun" la palabra chilli significa confín, extremidad o fin de la tierra, que debe ser referente a la ubicación de territorio chileno.

La riqueza de la multiculturalidad de mi país se da particularmente por su gran extensión territorial, lo que genera una gran variedad de climas y paisajes.

Con un norte seco en el límite con el Perú, albergando en esta región el desierto más árido del mundo y como telón de fondo la gran e imponente cordillera de los Andes.

Una zona central con climas templados y marcadas estaciones del año, una franja amplia en el sur con climas lluviosos, paisajes siempre verdes, ríos caudalosos, enormes y majestuosos lagos de aguas cristalinas, hasta llegar al extremo sur, paisaje esculpido en miles de islas y canales, donde la cordillera nevada toca los cielos y las leyendas de seres mitológicos cobran vida.

Mi país es una larga y angosta franja de tierra que limita al norte con Perú, al sur con el Polo Sur, al este con la Cordillera de los Andes y al oeste con el Océano Pacífico. Poseemos más de 4 mil 500 kilómetros s de costas que son bañadas por el Pacífico.

En esta tierra hay diversos pueblos originarios, asentados a lo largo de esta extensa geografía; en el norte los Aymaras, Quechuas y Atacameños, en la Isla de Pascua el pueblo Rapa Nui, en el centro sur los Mapuches y en extremo sur los Kawesqar y Yaganes.

El pueblo llamado mapuche, lucha por sus reivindicaciones.
Actualmente la mayor cantidad está en el centro sur, allí habita la mayor colonia de etnia denominada Mapuche, que suma una cantidad de alrededor de 500 mil personas.

Esta etnia en particular fue la que opuso una tenaz resistencia a la colonización española, y que hoy en día tiene una lucha permanente con el Estado por la reivindicación de sus tierras ancestrales.

En general Chile es el mayor exportador de cobre del mundo, muy por encima de los Estados Unidos, que es el segundo. Además de esto es un gran productor y exportador de frutas frescas como uva de mesa, manzanas, kiwis, arándanos, cerezas y paltas.

Otros ingresos que agregan a nuestra economía es la exportación de pescados congelados, especialmente salmónideos y harina de pescado.

El ingreso per cápita de Chile es aproximadamente de 18 mil dólares, uno de los más altos de la región, lo que se contrapone con una de las peores distribuciones del ingreso del mundo. Es claro que nos caracterizamos por una economía con un crecimiento rápido y sostenido, pero con una pésima distribución de la riqueza.

La última publicación de la revista Forbes, revela una realidad curiosa, para muchos cuestionable, envidiable para otros: dentro de los 100 hombres más ricos del mundo, tres son chilenos.

De acuerdo a lo anterior y considerando que la economía chilena aporta solo el 0,3 por ciento del PIB mundial y que sólo cinco países (Estados Unidos, Alemania, Rusia, México y Brasil) del total de 200 del orbe, tienen más personajes millonarios que Chile.

Es más, si hablando de la concentración de la riqueza en Chile, sacamos conclusiones, la fortuna de nuestro presidente actual, Sebastián Piñera Echeñique, alcanza los 2 mil 400 millones de dólares, siendo la quinta fortuna más grande del país y la número 700 en todo mundo.

Paisaje desértico en el norte de Chile.
Se debe tomar consideración que esta fortuna fue amasada dentro de los últimos 30 años y no fue heredada, como en otros casos.

Hoy en día y por el hecho de existir una mala distribución del ingreso, hay un descontento generalizado en la ciudadanía, lo que se ha encausado en una serie de protestas, muchas multitudinarias y con un alto contenido de agresividad por parte de algunos manifestantes.

Lo anterior -como caballo de batalla- es la lucha por el acceso igualitario a una educación de calidad y sin fines de lucro. Además, el acceso a postulación a las universidades por medio de la prueba de selección, es conocido que el conjunto de los mayores puntajes los obtienen estudiantes de colegios particulares pagados de las clases sociales altas que postulan y llenan los cupos de las mejores carreras y casas de estudios del país, lo que continua aumentando más la brecha entre ricos y pobres.

El sistema político es eminentemente presidencial. Existen tres poderes “independientes” en la administración del Estado chileno; el Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El Ejecutivo representado por el presidente de la República, el Legislativo por el  Congreso (Cámara de Diputados y Senadores) y el Judicial por los tribunales de Justicia.

Huaso, personaje típico de Chile.
Características del pueblo chileno

Respecto al componente racial del pueblo chileno, éste se formó a partir del Siglo 16, de una mezcla de los pueblos originarios existentes en Chile con los conquistadores españoles que llegaron hasta estas tierras.

Posteriormente a esa mixtura se sumaron quienes llegaron en menor cantidad de otras naciones europeas. En general, el prototipo de los chilenos y chilenas de la zona de la capital (Santiago de Chile) son físicamente bajos, gorditos, algo morenos, ojos café oscuro y sin mayor atractivo físico. Esto nos hace ser inseguros frente a un europeo de un 1.90 metros, de ojos azules y cabello rubio.

Como características de personalidad los chilenos somos patriotas y egoístas, hospitalarios y duros, fraternales, religiosos y fatalistas, supersticiosos, sufridos y pesimistas.

El personaje prototipo tradicional del campo chileno es el “huaso”, este personaje personifica y simboliza casi un emblema nacional: callado, medio bruto, bueno para el vino y la chicha; enamorado, ladino, simpático e ingenioso. Y en el lado femenino la “huasita”, mujer de campo trabajadora, el pilar de la casa y la que hace las mejores cazuelas de pan amasado, pasteles de choclo y empanadas de pino.

Una de las principales características del pueblo chileno y que nos debe llevar a reflexionar, es el gusto por imitar costumbres extranjeras y hacerlas propias, es por esto mismo que se puede decir que el pueblo chileno busca su impronta en países extranjeros.

El chileno siempre mira a un europeo o norteamericano como alguien superior y se le trata de esa forma en nuestro país.

Es característica del chileno en hablar con muchos modismos y con palabras inventadas, algunos tradicionales dichos que nos han llevado a una derivación del español. Otros países de habla hispana se refieren a nuestra forma de hablar a como si “cantáramos”. El chileno siempre tiende a hablar en diminutivos. ¿Por qué?, nadie lo sabe con certeza, seguramente porque es parte de nuestra identidad.

La palabra más utilizada en Chile, usada como verbo en todas sus conjugaciones, como adjetivo, como sustantivo, también se puede utilizar en ambos géneros, como femenino o masculino, esta es la famosa palabra “huevón” o “guevón” o “gueón”. Se usa tanto que fue incluida en la última edición del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Gastronomía chilena.
En la celebración de las fiestas patrias (Día de la Independencia nacional) que se festejan los días 18 y 19 de septiembre de cada año, son prácticamente los únicos días en que nos consideramos realmente patriotas, especialmente en la zona central de nuestro país.

Escuchamos y bailamos el danza nacional que es la cueca, lamentablemente muchas veces dejada de lado por ritmos tropicales y reemplazadas por cumbias o salsas en las ramadas de los 18 de septiembre.

En los campos están muy pero muy arraigados los ritmos mexicanos, los que en muchas radios especialmente de los sectores rurales de nuestro pueblo, existen programas especiales dedicados exclusivamente a esa música.

En la gastronomía los platos más tradicionales y apetecidos por los chilenos es la Cazuela, ya sea de ave o vacuno acompañada con ensalada a la chilena (cebolla picada con tomate fresco), las empanadas de pino, pastel de choclos, porotos con rienda, ajiaco, el curanto, el caldillo de congrio en el sur de Chile.

Además son muy abundantes y apetecidos de variadas preparaciones los productos del mar como son los diferentes tipos de pescados y la gran diversidad de mariscos existentes en nuestras costas. Todo lo anterior acompañado con vino chileno, blanco o tinto, reconocido en todo el mundo por su variedad, calidad, cuerpo y aromas, lo constituye parte de la gastronomía local. En todo caso la gastronomía de Chile es distinta y varía según la zona geográfica del país por la extensión de nuestro territorio.

A modo de conclusión puedo decir que la identidad de Chile es un proceso que va evolucionando lentamente a través de los años, la cual está fuertemente determinada por la ubicación y características geográficas de nuestro territorio y la historia de sus primeros habitantes y sus costumbres.

Es indiscutible que la globalización influirá en este proceso, pero la base siempre será lo misma. Ya podemos observar cómo en las ciudades hay grandes influencias extranjeras, no así en las zonas rurales donde nuestra identidad se mantiene más arraigada, sobre todo en la gente mayor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Por un México Inteligente • All Rights Reserved.
Distributed By Free Blogger Templates | Template Design by BTDesigner • Powered by Blogger
back to top