viernes, 11 de enero de 2013

Entre jaurías

Jorge Diaz

Jorge Diaz. La semana que termina, lo hace entre jaurías. Primero, la de perros detenidos en el cerro de la Estrella en el Distrito Federal, acusados de ser responsables de cinco asesinatos sin más armas que sus dientes. La historia promete dar un giro inesperado, ya que se ha dado a conocer que en dicho cerro se encuentra al menos una cueva donde regularmente se practican rituales esotéricos o santeros y hay quienes señalan posible responsabilidad entre los que frecuentan esta cueva. Tremendo papelón el de las autoridades capitalinas de comprobarse la responsabilidad humana y no la de los canes en dichas muertes, ya que han defendido su dicho (el de la responsabilidad de los perros) como perros.

La otra jauría es la de los políticos, acomodaticios como siempre, no escatiman en esbozar grandes sonrisas ante las cámaras y firmar cuanto acuerdo se les proponga desde el ejecutivo federal. Contentos se les ve cacareando el “Pacto por México” y las reformas que estarán por venir, pero no se han molestado en explicarnos de qué irán dichas reformas y cómo beneficiarán al mexicano de a pie. Atentos tenemos que estar los ciudadanos, para no permitir que los acuerdos queden en buenas intenciones (de lo que está lleno el infierno) o que los acuerdos no sean entre ellos, para que sigan sin cumplir sus responsabilidades y que no haya consecuencias.

La última jauría de la semana (pero no la menos terrorífica) es la de la corrupción. Habiendo descubierto apenas la punta del iceberg de la podredumbre que rodea el negocio de los casinos en nuestro país, altos funcionarios del pasado gobierno y personajes ligados a la izquierda mexicana y Andrés Manuel López Obrador, se dan hasta con la cubeta para implicarse los unos a los otros.

Sin atreverme a asegurar quién o quienes sean responsables de los actos de corrupción escandalosos que apenas se están develando a la opinión pública, es obvio que el fango en el que caminan funcionarios y empresarios de los casinos, es sólo una muestra de la degradación de nuestras autoridades y que por tanto, en muchos de los ámbitos de gobierno y empresariales, los mexicanos estamos controlados por mafias.

No obstante una tibia declaración del titular de Gobernación, Osorio Chong, en sentido de que se investigará a fondo todo este entramado con tintes pasionales y criminales, creo que ya es momento que se escuche el golpe en el escritorio de Enrique Peña Nieto, para atraer este asunto a las instancias judiciales y demostrar que quiere acabar con la corrupción que tanto nos aqueja, que lo haga en serio y que ponga a TODOS los responsables tras las rejas sin importar fuero, colores partidistas, apoyos económicos en campañas pasadas o chantajes.

Es una larga lista (quiero suponer) la que estaría involucrada en estos deplorables hechos, por lo que los mexicanos no nos conformaremos con un preso o dos. Hay mucha tela de donde cortar.

email: jorgediaz@live.co.uk
Twitter: @adejorge
Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo
Google+: http://gplus.to/JorgeDiazElizondo  

¡Compártelo!


0 comentarios en: "Entre jaurías"

Deja un comentario