martes, 8 de enero de 2013

La industria como motor sustentable

José L. Monenegro. Algunas empresas no quieren ser solo socialmente responsables. Quieren hacer la diferencia.

Desde la Revolución Industrial, que inició en el siglo XVIII, la forma de experimentar la vida ha cambiado radicalmente. Tenemos más tecnologías y procesos fabriles que producen productos que nos benefician y hacen la vida más cómoda, pero a un alto precio. Estos mismos desarrollos han convertido a la industria en uno de los mayores productores de contaminantes, y las prácticas irresponsables han contaminado tierra, agua y aire.

Sin embargo, enfrentando la realidad del deterioro global y el innegable cambio climático, muchas empresas están buscando soluciones para mejorar y hacer más eficientes sus procesos, a la vez que intentan, por muchos medios, reducir su huella de carbono y su impacto negativo en el medio ambiente.

A continuación veremos a algunas de esas empresas y las acciones que están tomando. De ningún modo es un listado completo, y hay muchas más empresas que, en mayor o menor medida, están contribuyendo a poseer un planeta mejor, pero son ejemplos de que es posible tener una gran industria y ser sustentable a la vez.

Alfa Romeo: la emoción no está peleada con la ecología


Con una muy larga historia en el automovilismo deportivo y como fabricante de autos que buscan brindar emoción y diversión, Alfa Romeo aplicó sus años de experiencia en el diseño de un motor con tecnología MultiAir —reconocido con el premio International Engine of the Year—, que no solo consiguió un incremento de potencia del 10 por ciento, sino que reduce el consumo y las emisiones de CO2 en un porcentaje similar. Elimina 40 por ciento de las emisiones de partículas y hasta 60 por ciento de emisiones de óxidos de nitrógeno.

Otra tecnología disponible en la gama de Alfa Romeo es el sistema start and stop, que apaga el motor del auto cuando este se encuentra en alto total, evitando el consumo innecesario de combustible, por ejemplo, en los semáforos en rojo, a la vez que se elimina la emisión de contaminantes durante esas esperas.

El Alfa Romeo MiTo es una prueba de que los entusiastas pueden seguir disfrutando del manejo deportivo mientras saben que están contaminando menos.

Elirmex: energía limpia y renovable de México


Promover el uso de alternativas, servicios, equipos y sistemas que fomenten una cultura de ahorro de energía en cualquier parte del mundo es una tarea que Elirmex, bajo la dirección del ingeniero Alberto Aguilar, realiza de la mano de un equipo de profesionales con amplia experiencia en sistemas solares e iluminación LED, integrando de esta manera una conciencia del cuidado del medioambiente y un compromiso para ofrecer mejores soluciones que contribuyan a mitigar la huella contaminante en el planeta.

Actualmente Elirmex es distribuidor autorizado y socio comercial de los componentes de Sharp en su división solar, generando una solución a la creciente demanda mundial de energía, reduciendo así las emisiones de carbono frente a un severo panorama de cambio climático creciente.

Cabe destacar, de igual forma, su gran colaboración en el desarrollo de soluciones residenciales de un proyecto 100 por ciento sustentable, el hotel Playa Viva, proyecto en el que se diseñó un sistema solar fotovoltaico autónomo para generar toda la energía eléctrica que abastece al sitio, el cual cuenta con un área aproximadamente de 80 hectáreas.

Comprometida en colaborar, ayudar, orientar y encontrar día a día un consumo responsable de energéticos mediante alternativas renovables, Elirmex hoy se coloca como una empresa de confianza para el mercado nacional y de Latinoamérica ofreciendo valor agregado desde un inicio y de manera permanente para generaciones presentes y futuras.

DuPont, la empresa sustentable que quiere cambiar el planeta


Con 210 años de existencia que respaldan su trabajo, DuPont fue fundada como una empresa de explosivos en el estado de Delaware, EE UU; poco a poco la empresa fue evolucionando y se fue expandiendo hacia otras áreas químicas relacionadas con la producción de plásticos y polímeros. “En ese proceso empezamos a encontrar el tema del que realmente se trata la empresa, no es tanto de química, es más de ciencia y tecnología”, comenta en entrevista para Newsweek en Español el experto en fotovoltaicos y energía en DuPont México y América Latina, Gustavo Lara Maillard. Bajo el tema de ciencia y tecnología por trabajar, el conglomerado comenzó su etapa de evolución a través de los años, vendió la parte de explosivos y en algún momento empezó a adquirir capacidades para la farmacéutica, y en otro tiempo se convirtió en una empresa petrolera rentable.

En años recientes, de acuerdo con Gustavo Lara, DuPont ha empezado a migrar a la parte de biotecnología, ya sea en alimentos o industrial. En alimentos está detrás de productos como el BAX®, sistema de detección, y RiboPrinter®, sistema microbiano de caracterización, que determina si el alimento es libre de contaminación; mientras, en el ámbito industrial ha brindado un aporte interesante a las soluciones eléctricas, la agricultura, la construcción, los medios de transporte, fuentes de energía y servicios públicos, así como a la industria del petróleo.

“Como puedes ver, el tema que nos une a todas estas industrias es la ciencia”, dice Lara. “DuPont cuenta con capacidades científicas muy importantes, tan solo en inversión se destinan 2000 millones de dólares al año en ciencia y tecnología pura, esto quiere decir: proyectos de investigación y planes de desarrollo a corto, mediano y largo plazo.

“Uno de los logros más significativos de la empresa es que, en promedio, se han realizado dos patentes diarias desde hace 200 años; contar en Latinoamérica con laboratorios y facilidades para hacer ciencia e investigación en muchos países, incluido México, ha abierto la posibilidad de trasladar la ciencia a la realidad de los países en los que participa DuPont, esto mediante la colaboración de sus clientes y sus principales amigos”, recalca el experto en energía.

Con 11 centros de trabajo distribuidos en toda la república mexicana, donde destacan las plantas de Tlalnepantla, Tecomán, Altamira, Monterrey, Lerma y Ocoyoacac, además de las oficinas corporativas en el Distrito Federal, DuPont es el ejemplo de competitividad y unión de esfuerzos que denota, además de compromiso, el dinamismo de una compañía de ciencias y líder en el mercado industrial de innovación.

Romina Castro, especialista en polímeros de alto desempeño y biopolímeros, comenta a Newsweek en Español: “Las fuentes renovables se han convertido en un tema que les importa a las industrias, especialmente a nosotros. En DuPont estamos trabajando a nivel global con toda la ciencia que tenemos para atender tres megatendencias, que son: alimentar al mundo, proteger al medioambiente y a las personas y reducir la dependencia a los combustibles fósiles”, dice.

El reto ha sido vender productos de origen renovable como un “plus” para el consumidor, argumenta Castro; los polímeros de alto desempeño pueden reemplazar metales y otros componentes más pesados, en el caso de los automóviles, sin limitar las exigencias del consumidor y con la misma potencia de los vehículos, por ejemplo.

El panorama es favorable, prueba de ello es que la empresa en México ha crecido entre tres y cuatro veces respecto al PIB del país. Tan solo en 2011 tuvo un desarrollo del 30 por ciento, varias veces ha estado por encima del PIB, y se espera que ese avance se mantenga entre tres y cuatro veces en el aumento de la economía; de ser así cumpliría una serie de objetivos que DuPont se ha venido impuesto desde el año 2003.

La sustentabilidad es un negocio a largo plazo que permite encontrar y crear soluciones de bienestar en un mundo cada vez menos verde. El espíritu emprendedor y la consecución de objetivos para alcanzar un milagro de la ciencia es una tarea posible que muy pocas empresas alcanzan. ¿Quién iba a pensar que cuando Neil Armstrong se convirtió en el primer hombre en llegar a la Luna, el 20 de julio de 1969, 20 de las 21 capas de su traje de astronauta estaban fabricadas con productos DuPont? La bandera colocada en la Luna, hecha de nailon, así como otros materiales que se siguen utilizando en misiones espaciales, han sido desarrollados por DuPont, una empresa que sin duda hoy ya está cambiando al planeta.

Sharp, tecnología al servicio del planeta


Sharp es mejor conocida comercialmente como fabricante de televisores, aunque su alcance va mucho más allá. En entrevista con Newsweek en Español, el ingeniero Adolfo Sánchez, director de división solar de Sharp, señaló: “Somos una empresa que apuesta siempre por buscar productos innovadores únicos en su clase”.

También explicó que las carcasas de todos sus nuevos televisores están hechas con un compuesto especial basado en maíz que se biodegrada completamente una vez que el equipo cumple su vida útil. Además, Sánchez apunta que “los nuevos televisores de Sharp añaden un nuevo píxel y se consigue que el rango de colores disponibles en sus paneles se multiplique, pasando de miles de millones a billones de colores”.

Pero en el campo en el que más están destacando es en la fabricación de paneles solares. “En México ofrecemos instalaciones interconectadas a la red eléctrica, pueden ser residenciales o comerciales”. Y concluye: “El crecimiento fotovoltaico en los últimos 10 años ha aumentado un 45 por ciento”.

Publicado en Newsweek en Español vía revista y web: www.newsweek.mx 

¡Compártelo!



0 comentarios en: "La industria como motor sustentable"

Deja un comentario