martes, 12 de febrero de 2013

Benedicto XVI ¿nos ha pillado a todos?

Jorge Diaz

Jorge Diaz. En el estricto sentido de las palabras del portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, referente a que la renuncia del Pontífice “los ha pillado” y tomando en cuenta la idiosincrasia española, quizá tenga razón, a ellos los tomó por sorpresa. Pero trayendo las mismas palabras a la idiosincrasia mexicana, podemos afirmar que el Papa Benedicto XVI, cual pillo, nos pilló a nosotros también.

Los hechos hablan por sí solos, el agravio a nuestra sociedad por parte de un prominente miembro de la Iglesia Católica, Marcial Maciel, y los oídos sordos que Ratzinger hizo, no nos puede conmover ahora que anuncia un retiro por motivos de salud.

Conocedor de primera mano de los abusos de los sacerdotes pederastas en el mundo, hizo, tímidamente, algo por resarcir el daño en algunos países europeos. Aunque nunca se logrará componer semejante atrocidad, el gesto hacia los europeos más o menos contuvo las presiones que lo azoraban.

Sin embargo, respecto de nuestro país y frente al caso del monstruo de los legionarios de Cristo, Marcial Maciel, la historia fue de desprecio.

En su visita a México –bastante forzada por los lazos que su predecesor había construido en nuestras tierras, mismas que lo obligaban a imitarlo y no necesariamente a hacerlo de corazón– no permitió que las víctimas de abuso de más de un cura pederasta (Maciel incluido) se le acercaran. Quizá pensó que nuestra subespecie (así nos ha de concebir) se conformaría y le profesaría idolatría con verlo flanqueado por un puñado de mariachis panzones y luciendo un sombrero en la cabeza. Pues no!

Benedicto se va entregando pésimos resultados en cuanto a número de creyentes (que va en picada) alrededor del mundo y un incremento de inconformismo entre la feligresía por la falta de respuestas a muchas de sus necesidades modernas: terminar de tajo con el encubrimiento de pederastas, abrir la iglesia a las mujeres, el celibato, el uso del condón, abordar el tema del aborto desde una perspectiva más acorde a nuestros tiempos, transparencia y buen destino de los recursos vaticanos para los más necesitados, etc.

Deja un hervidero de ratas (léase: los Cardenales) que intentarán poner a un Papa a modo de sus intereses en una guerra despiadada por el poder que nadie en este mundo presenciará, ya que como es tradición, se llevará a cabo dentro de los pasillos vaticanos mientras sus puertas permanecen cerradas a piedra y lodo. Aunque el consejo cardenalicio intente una maniobra para mandar el mensaje de apertura, modernidad y esperanza al buscar un nombramiento que (como en la política) sorprenda y dé de qué hablar para bien, a la conservadora empresa más antigua –y rentable– del mundo, no se le ven ánimos de cambiar.

Se me viene a la cabeza, que podrían seguir el ejemplo de los norteamericanos: designar al primer Papa de color (como Obama) y provocar una reacción de algarabía y esperanza entre los católicos, para que al final todo siga igual, como en los Estados Unidos. Recordar que hay un aspirante con estas características entre la baraja que se juega para sucederlo.

Él, Benedicto XVI, se prepara para un retiro con el cargo de cardenal, mismo que cumplirá en un monasterio de monjas de clausura; a quienes, si desean escuchar este humilde consejo y basado en la historia de tantos sacerdotes libidinosos que el todavía Papa se encargó de encubrir, mucho les convendría ir comprando condones o pastillas del día siguiente, uno nunca sabe.

email: jorgediaz@live.co.uk
Twitter: @adejorge
Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo
Google+: http://gplus.to/JorgeDiazElizondo 

¡Compártelo!


0 comentarios en: "Benedicto XVI ¿nos ha pillado a todos?"

Deja un comentario