Hoy, en la pluma de:

viernes, 1 de febrero de 2013


HRW, los derechos humanos en América Latina

Alejandro Toral

Alejandro Toral. En América Latina, a pesar del final de las dictaduras militares y las elecciones de los gobiernos progresistas desde hace casi 10 años, los latinoamericanos seguimos padeciendo violaciones contra los derechos humanos por parte de gobiernos corruptos, de las corporaciones policiacas que abusan de su poder deteniendo arbitrariamente, así como del crimen organizado que secuestra, extorsiona y trafica con personas.

Violaciones por el gobierno


En este apartado se pueden dividir en dos grupos a los países involucrados. En el primer grupo se encuentran los Estados que son amenazados por el crimen organizado como Colombia y México, en los cuales los poderes judiciales practican sistemáticamente la corrupción, la impunidad, así como el desinterés en la investigación de los delitos y procuración de la justicia. En México tenemos el caso de la Ley General de Víctimas que está hecha al vapor para que el Presidente pudiera ganar simpatías con los afectados del sexenio pasado; en Colombia continúan los casos de civiles asesinados por el ejército, quienes luego son culpados como delincuentes abatidos: Falsos Positivos.

En el otro grupo están los gobiernos que ocupan su extenso poder para minar a la oposición, mediante escándalos mediáticos, leyes a modo o minando sus libertades de expresión. Los casos están en Venezuela con el sometimiento del poder judicial a los caprichos del “Presidente”, la ley de medios de Argentina creada para que el Estado tenga el control total sobre lo que dice la prensa y los presos en Cuba por opinar distinto al régimen dictatorial actual.

Violaciones por corporaciones judiciales


La corrupción, la impunidad, el abuso de poder, la falta de capacitación y las alianzas de las fuerzas del orden con el crimen organizado son el pan de cada día en varios países latinoamericanos. Los casos citados son el chileno donde se violentaron los derechos humanos de los indignados en las manifestaciones, juzgándolos bajo leyes antiterrorismo; las torturas y exhibiciones en las detenciones de presuntos criminales en Centroamérica y México, como en el caso de Florence Cassez así como narcotraficantes; hacinamiento en cárceles por criminalización excesiva de delitos menores, aunado a procesos judiciales corruptos y extensos los cuales incrementan los casos de presos sin sentencia, ejemplos las cárceles brasileñas, así como la situación exhibida en el documental “presunto culpable”.

Violaciones por el crimen organizado


Las violaciones de grupos criminales se deben a la impunidad y los oídos sordos de las autoridades ante estos casos; aquí se encuentran las amenazas contra los medios que investigan sobre las actividades y propiedades de los narcotraficantes, donde México tiene uno de los números más altos de periodistas asesinados. Al igual, el acoso de los cárteles contra los migrantes centroamericanos y la población en general. Los primeros siendo secuestrados y/o asesinados en su largo viaje por Centroamérica y México: caso de los 72 asesinados en Tamaulipas en 2010; los segundos siendo forzados a emigrar de sus comunidades porque la fuerza de los criminales supera a las deficientes policías locales, ejemplos los 2 millones de desplazados colombianos desde hace 40 años.

Conclusión


La cultura latinoamericana está acostumbrada a un gobierno caudillista-dictatorial y/o uno paternalista, por lo que no se siente animada ni atraída por consolidar una fuerza ciudadana que haga un contrapeso al gobierno, ya sea de derecha o sea de izquierda; sin embargo no se ha dado cuenta que solo con el poder de la sociedad civil organizada, sin dirección de un gobernante o líder político, se podría llegar en unas décadas a que los derechos humanos realmente se respeten en esta parte del continente, que sin duda hace falta mucho por trabajar; y que aún existiendo algunos gobiernos “progresistas” no han sabido terminar con las violaciones a las garantías individuales que los latinoamericanos han padecido, podría decir, desde la conquista.

Fuente: Human Rights Watch (2013, enero) World Report 2013. Obtenido el 31 de enero de 2013 de http://www.hrw.org/world-report/2013 

Compartir


0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright @ 2010 Por un México Inteligente. Templateism | The Globe Press