miércoles, 17 de julio de 2013

Historias Varias: Secretos a voces

Antonio Quiroz. ¿Por qué se preocupa Washington de que Snowden siga divulgando sus métodos de espionaje?; los gobiernos débiles, como el mexicano, no dejarán de obedecer sus órdenes sin chistar por temor a que, si no lo hacen, sean derrocados por algún grupo que luche a favor de la democracia, justicia o una cosa parecido; los gobiernos poderosos, como el alemán, están contentos con el statu quo, por lo que no harán mayor borlote.

El enojo de la gente tampoco es algo que represente un peligro para la potencia americana pues, aparte de que los resultados del desarrollo armamentístico estadounidense dejaría boquiabierto a cualquiera, el espíritu del humano promedio es paupérrimo (no motiva a comprender la historia colectiva pero sí las insignificancias del día), tanto así los pueblos de la actualidad están ocupadísimos tratando de sobrevivir a sí mismos (véanse los fenómenos delincuenciales).

Entonces, un bloqueo económico internacional o un rechazo de los teoremas económicos por parte de las masas podrían acabar con la supremacía de Estados Unidos pero, claro, esos escenarios son demasiado lejanos aun.

Ahora sí, respondiendo el “¿por qué?” del principio, Washington sólo quiere al ex agente de la CIA para demostrarle al mundo lo terrible que puede ser con quien se atreva a encararle.


El gobierno federal no destinará mucho más presupuesto a la educación pública (especialmente a las universidades), y no es que los que lo componen gusten de ver sufrir a quienes no obtienen un lugar en los concursos de selección (al menos no tanto), sino que, sencillamente, sería una pérdida de dinero.

Antes de que el lector acabe de dar el grito en el cielo por el párrafo anterior, hay que dejar claro que los estudios terciarios no son un fin; son un medio para conseguir un empleo bien remunerado. La cosa es que de esos hay muy pocos, de modo que con un gran cantidad de profesionistas sólo se recrudecería la lucha por conseguir uno.

El verdadero problema, entonces, es la poca oportunidad laboral que hay en el país. Ahora bien, ¿por qué las autoridades mexicanas no lo combaten con algo de nacionalismo? Si, por ejemplo, invirtieran en Petróleos Mexicanos para que ése desarrollara tecnología propia, se generarían más empleos que si se limitan a rentar maquinaria de compañías extranjeras. Ya creada una necesidad grande de tener a gente especializada en diversas áreas del conocimiento, sería tiempo de que se ocuparan en aumentar el cupo de las universidades.

Oh, claro, ¡cómo lo he podido olvidar!, lo anterior son lógicas del pasado…


Mucho se quejan los estadounidenses (específicamente los del sur) de los migrantes ilegales que residen en su país; dicen que por su cantidad, por el bajo salario que piden y por lo fácil que pueden chantajearles los patrones, son los que se quedan con los puestos de trabajo en el campo.

Quizá tienen razón, aunque si criticaran también a los tratados de libre comercio que meten en camisa de once varas a montones de campesinos latinoamericanos y que benefician a un puñado de agricultores de la potencia americana, muy pocos les objetarían algo. 

¡Compártelo!



0 comentarios en: "Historias Varias: Secretos a voces"

Deja un comentario








El humor en las redes sociales


funny gifs

Ver todos →