martes, 2 de julio de 2013

La lucha selectiva contra la corrupción de Peña Nieto

Alejandro Toral. Hace 4 meses escribí un artículo titulado “¿Qué cambia con la detención de Elba Esther?… Nada.” donde hablaba que en la “lucha contra la corrupción” de Peña Nieto el sistema no se modifica, solo se transforma y se legitima ante los mexicanos bajo una aparente pantalla de combatir este mal con cárcel; esta misma línea continúa ahora con la nueva detención así como investigaciones contra políticos que robaron dinero de sus estados: Casos Andrés Granier y Luis Armando Reynoso; ex gobernadores de Tabasco y Aguascalientes.

Andrés Granier pasará a la historia en el PRI como el ex gobernador que perdió el estado ante la oposición. Desde su campaña, Granier fue ayudado por un gran operador político, Humberto Mayans a quien hizo su secretario de Gobierno cuando ganó la gubernatura; con el paso del tiempo este se decepcionó de los abusos que Andrés Granier realizaba en el estado junto con tu familia, provocando la dimisión de Mayans y que en 2012 apoyara al actual gobernador Arturo Núñez. Por otro lado, Andrés Granier no pudo desplegar la estructura clientelar priísta para hacer ganar a Alí de la Torre, candidato impuesto por Peña Nieto, bajo el modelo de los “nuevos” gobernadores jóvenes priístas.

La diferencia de 8 puntos en las elecciones estatales fue el preludio para que Andrés Granier decidiera huir a Miami porque la “justicia” de Peña Nieto lo buscaría para castigarlo por haber hecho que el PRI perdiera el estado, uno de los más importantes por los beneficios debido a la presencia de Pemex en las costas del Golfo. A pesar de esto, el PRI no dejará al estado, pues ya colocó a Mayans en el Senado y a Alí de la Torre como delegado de la SEDESOL, para operar en la entidad el aparato clientelar y paternalista más importante de este gobierno: Cruzada contra el Hambre.

Otro caso actual de investigación por corrupción se originó en Aguascalientes donde se investiga al ex gobernador Luis Armando Reynoso, del PAN, por desvío de fondos y lavado de dinero bajo un equipo de futbol. Las elecciones intermedias en la entidad es la razón por la cual el gobernador busca consolidar la mayoría legislativa para el PRI castigando al ex gobernador quien lo ayudó en 2010 traicionando a su partido político.

Así como el artículo mencionado de Elba Esther, continúa la “justicia selectiva” de Peña Nieto castigando a ex gobernadores y ex funcionarios que robaron durante sus gestiones, pero que merecen el castigo por una razón más allá de la publicitada: por elecciones o por haber perdido espacios para el PRI. Bajo esta lógica, Humberto Moreira fue recompensado con una beca para estudiar en España; el tamaulipeco Tomás Yarrington continúa disfrutando de sus ranchos obtenidos supuestamente gracias a acuerdos con el narcotráfico; la ex procuradora Marisela Morales se va de cónsul a Milán evitando ser castigada por los abusos de poder y los testigos falsos en las investigaciones del PGR; los senadores panistas como Ernesto Cordero quien robó millones del Senado para comprarse productos de belleza; y así continúa una interminable lista de políticos que deben ser castigados pero Peña Nieto no puede castigar a quien ya tiene pactos con él.  

¡Compártelo!



0 comentarios en: "La lucha selectiva contra la corrupción de Peña Nieto"

Deja un comentario





El humor en las redes sociales


funny gifs

Ver todos →