Hoy, en la pluma de:

miércoles, 4 de septiembre de 2013

El canto de las 'sirenas gringas' en Italia

Reporteras de Guardia
XXXXXXX
XXXXXXX.
Magaly PadillaAnzio, ITALIA
Escrito por Magaly Padilla
 
 
 
 
¿Han escuchado el dicho aquel “pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos"? Bueno, pues es innegable que la cercanía geográfica favorezca la llegada de un montón de “gringadas” a México, en donde no sólo vienen acogidas con orgullo, sino que se convierten en parte de nuestra vida: comida, música, moda, festividades, vicios, lenguaje, etc.

No pretendo analizar el por qué de este fenómeno, supongo que es tarea para sociólogos, antropólogos y psicólogos. El problema es que, siendo yo una declarada no-fan de los Estados Unidos, me gustaba mucho la idea de alejarme lo suficiente como para reducir considerablemente su presencia en mi vida cotidiana italiana, pero ¡qué fiasco!

Veamos, ¿Música? ¡Claro! Tenemos MTV Italia. Ah ¿y videos de Eros Ramazzotti y Laura Pausini? Poquísimos. Bien, yo entiendo que no deja de ser una cadena norteamericana, pero estamos en Italia, lo lógico seria poder ver al menos el 50 por ciento la programaciòn con producto nacional, ¿cierto? Pues no es así. Quizás 7 de 10 videos son gringos.

Claro, eso sin contar la gran variedad de programas –no musicales- que últimamente inundan esta cadena: Snooky and Jwoww (los reto a pronunciar el segundo nombre), maravillosa herencia del famoso y elegantísimo reality show Jersey Shore; Greek; I Used To Be Fat; Teen Cribs (no recomendado para quienes sufren el síndrome de la envidia verde); Ridiculousness: Very American Idiots (sin comentarios), etc, etc. La lista es larguísima y hay para todos los gustos, pero sinceramente creo que el mal gusto y la ignorancia ganan terreno.

Bien, ustedes pensarán que si uno desea escuchar música en italiano, basta encender la radio. Error. La mayoría de lo que se escucha es música norteamericana. Recuerdo una vez que, desesperada por llevar casi media hora buscando canciones italianas en el radio del coche, le pregunté a mi marido “disculpa, ¿qué demonios tengo que hacer para oír una canción italiana en Italia?”. Lo más extraño fue que no entendió mi sarcasmo, para él era una pregunta lógica y tranquilamente me dijo que sintonizara Radio Italia, “ahí sí ponen canciones en italiano” me dijo, con una tal naturalidad que hasta me hizo pensar que quizás algo en mi estaba mal.

Obvio no todo es negativo, y no voy a mentir, me encantan ciertas series norteamericanas. Enloquezco con el durísimo de matar Bruce Willis y las misiones imposibles de Tom Cruise. Eso sí, punto a favor: todo es doblado al italiano.

Tampoco voy a negar que apenas oigo el ritmico “I know you want it...good girl” y ya estoy moviendo los piecitos. Y ni hablar de mi penosa e irremediable adicción por McDonald’s. Al menos una vez al mes cedo a mis más bajas pasiones y me auto premio-castigo (dependiendo del pretexto), con un asquerosamente delicioso McMenù.

En fin, es de humanos errar. Y es que la influencia gringa es muchas veces como el canto de las sirenas para los pescadores. Hasta una no-fan declarada como yo termina por caer. A mi lo único que me da tristeza es que una cultura tan rica y tan majestuosa como la italiana, prefiera algunas veces adoptar usos y costumbres que no tienen nada que ver con esta tierra y su gente. Escuchar un “buon weekend” me da cosa, así como ser bombardeada por música en inglés, cuando son poseedores de una de las lenguas más hermosas del mundo.

Los invito a escuchar una canciòn de amor en dialecto napolitano, les aseguro que aunque no entiendan una sola palabra, la piel se les enchinará, pero sobre todo se sentirán lejos... ¡muuuuy lejos de Justin Biber! 


Compartir


0 comentarios:

Copyright @ 2010 Por un México Inteligente. Templateism | The Globe Press