¿Qué está en juego en las próximas elecciones? (III)

¿Qué está en juego en las próximas elecciones? (III)
En la entrega pasada señalábamos que el Presidente de la República tiene un doble déficit de legitimidad, al ser electo por una minoría y contar con una bancada en el congreso también en la misma condición. Lo anterior es una consecuencia de la combinación de un régimen presidencial con un sistema de partidos múltiple.

Como resultado de la próxima elección, seguramente tendremos un Presidente con un déficit de legitimidad aún mayor, aunado a una bancada cada vez menor de su partido en el Congreso. De continuar esta tendencia, un presidente electo eventualmente puede enfrentar una crisis de representatividad que lo orille a buscar al margen de las instituciones la legitimidad perdida.

La única vía que puede evitar un desenlace de esa naturaleza, es promover una reforma política orientada a dotar al Presidente de la República del respaldo de la mayoría de la ciudadanía, impulsando una reforma que le restituya a los futuros presidentes de México la legitimidad que ya no tendrán con el régimen político actual.

En buena medida, lo que está en juego en las próximas elecciones es permanecer en la inercia de gobiernos divididos donde la legitimidad del régimen político sigue deteriorándose, con el riesgo de ruptura institucional, o bien abrir el camino a un nuevo modelo de régimen político que dote de estabilidad y permanencia a la vida democrática y que genere gobiernos con amplio respaldo de la sociedad.

Tal vez a muchos les parezca poca cosa, pero el cambio del régimen político, es la pieza central que se debe cambiar para iniciar con una cascada de reformas que no solo cierren la puerta a gobiernos ilegítimos, sino también abrir las puertas para que se agreguen al debate las propuestas de mecanismos institucionales orientados a combatir otros males como la inequidad en la representación, la corrupción y la impunidad.

No solo se trata de cambiar de un régimen presidencial a uno semipresidencial o parlamentario, u algún otro modelo aún no conocido por el mundo de las instituciones políticas; también se trata de diseñar o proponer los mecanismos que permitan visualizar como podrá operar en ese contexto la revocación de mandato por ejemplo, un mecanismo que será de utilidad para terminar con el mandato de un gobernante que pierda el consenso social; cómo se va a corregir la sobrerrepresentación política en las cámaras que también va íntimamente relacionado con la deslegitimidad.

El Rediseño debe incluir también temas como el federalismo. Por ejemplo, a pesar de que somos una República federalista desde 1924, en los hechos el federalismo nunca funcionó como tal en el país, sino hasta 1997. Llevamos poco más de dos décadas que el diseño del federalismo mexicano funciona, pero tristemente, los resultados no son los mejores.

Los resultados más vistosos que tenemos son un gran número de ex gobernadores acusados de diferentes abusos de poder, entre los que destaca el mal uso y desvío de recursos públicos; desbordamiento y auge del narcotráfico, crecimiento exponencial de la inseguridad pública, por mencionar algunos; por ello, vale la pena preguntarse ¿valdrá la pena seguir por ese camino o habrá que reconocer que requerimos organizar el Estado de otra forma?

Entiendo que no es fácil convencer al lector de un cambio de régimen político, con ideas escasas que se plasman en menos cuartillas que los dedos de una mano, por ello, invito al lector a que me siga la pista en las próximas entregas, en las cuales se integrarán con una serie de ejercicios contra-fácticos que nos permitan construir los escenarios posibles que enfrentará cada uno de los posibles candidatos, en las condiciones actuales del régimen y en otros modelos de gobierno.

Para ello, es necesario dotar al lector de una idea general que le permita visualizar como operaría cada una de los candidatos en otros contextos político institucionales, de ahí que iniciaremos con una reflexión general que describa cómo funcionan otros modelos de gobierno, además de un diagnóstico sobre que representa cada uno de los candidatos con relación al régimen actual: regresión, continuidad o cambio.


0 comentarios: