Escribir en tiempos difíciles
La polarización política que prevalece en nuestro país por el actual proceso electoral nos hace caminar en una vereda muy angosta con precipicio por ambos lados a quienes libremente y sin ningún interés económico o político escribimos nuestra opinión muy personal en algún espacio digital o impreso.


En esta ocasión le tocó a Ricardo Alemán pagar el precio de enfrentar desde hace tiempo y abiertamente a la legión de seguidores virtuales de López Obrador. Un error de cálculo del periodista lo llevó al cadalso dónde como era de esperar, sin piedad alguna, fue inmolado ante el júbilo extasiado de la turba que así lo exigía.

Quienes hemos sido críticos de las ideas, estrategias o formas de hacer política de López Obrador en alguno de nuestros artículos sabemos a lo que nos enfrentamos, no es el debate de ideas lo que prevalece en las redes sociales sino una serie de insultos, descalificaciones, advertencias y hasta amenazas de quienes se sienten aludidos por la opinión vertida, siendo el grupo de seguidores del tabasqueño el más radical y agresivo en ese sentido.

Debo reconocer qué es un equipo muy competitivo el que maneja las redes sociales del tabasqueño, especialmente el Twitter, pues actúan con una rapidez multifactorial ya sea en favor de su líder o bien para atacar y desvirtuar las opiniones contrarias o la crítica hacia él mismo.

Hacer público un pensamiento, una idea u opinión implica por supuesto una responsabilidad de quien lo hace y se debe de hacer libremente cuidando siempre no transgredir esa línea que divide lo objetivo de lo parcial y tendencioso. Pero en estos tiempos, a pesar de esos cuidados, la respuesta en las redes a una opinión contraria es una crítica feroz, implacable, que carece de cualquier regulación ética o moral de quien la hace, lo qué nos indica el grado de desgaste de civilidad en nuestra sociedad.

Creo en la libre expresión de ideas, el debate de las mismas y el discernimiento de ellas en cualquier foro de expresión. A nadie le asiste la razón absoluta. Creo también en la crítica respetuosa y civilizada. El diálogo y la libre expresión del pensamiento debe prevalecer por encima del insulto y la amenaza. Hagámoslo pues con responsabilidad!!... al tiempo.

@raullox


Artículo Anterior Artículo Siguiente