Nada interesante en los candidatos
Sí, definitivamente fue un poco más interesante ver a los candidatos en movimiento y la “participación” de los espectadores, diríamos, algo incluyente.


¿Qué sucedió? 

Vimos a cuatro candidatos presidenciales poco arriesgados, bastante mesurados, pero definitivamente dos a los que hay que seguir muy de cerca en lo que resta de la campaña. Andrés Manuel y José Antonio. 

Ricardo Anaya Cortés, se dedicó a desacreditar al puntero López Obrador; no supo aprovechar la ventaja que según encuestas tiene sobre José Antonio Meade, y con los libros que presume leer, Anaya no presentó nada distinto, cuando tuvo para aniquilar al aún presidente Enrique Peña Nieto, no quiso hacerlo, los moderadores le pusieron todo para terminar con la imagen del inquilino de Los Pinos y simplemente no sucedió.

Por su parte AMLO, sigue sin querer responder con claridad, pierde el tiempo insultando a “Ricky riquín canayín”, manteniéndose alejado de ponerse el tacuche de presidente de México. Andrés Manuel sigue sin firmar el documento que el Bronco le pone en la mesa para desistir al presupuesto público; lo peor fue haber permitido que el priísta Meade, le manoteara en la mesa y dejara en su conciencia la aparición de la comandante Nestora Salgado en el Senado de la República; metido en su papel de no caer en provocaciones, deja ir la oportunidad de cautivar a los indecisos en darle su voto.

Por su parte José Antonio Meade, presentó un desempeño completamente distinto al que había venido ofertando al electorado, tal vez fue el que respondió de manera más concreta e incluso pidió a El Peje, no meterlo en la misma canasta que a Ricardo Anaya. El candidato tricolor fue el mejor de todos, pero la gente lo sigue viendo con todo el andamiaje corrupto del PRI a sus espaldas, razón por la que dudan en darle su voto. Sino mal recuerdo fue el único que extrañó a Margarita Zavala y eso podría dale un punto a favor en este inicio de semana. Seguimos sin escuchar una propuesta que se convierta en el tema de conversación postdebate. Diría un buen amigo, “Mit, votado por ti pero eres del PRI”.

De Jaime Rodríguez Calderón, lo que podríamos rescatar es que como bien dijo él mismo, nadie lo ataca, dejando muy claro que, a pesar de ser un ex vividor del partidismo, supo volar sobre el pantano sin ensuciar su plumaje. De allí, nada más con El Bronco, que pinta para ser el gran detractor si el dueño de Morena se convierte en presidente legítimo de los mexicanos.

Sin mucho arriesgar, los candidatos se pararon frente a las cámaras, los mexicanos aún siguen en la espera de un candidato que repunte o reviente favorablemente la campaña. 

davidcastellanost@hotmail.com


Artículo Anterior Artículo Siguiente