Nada pasará
Por experiencia en campañas presidenciales anteriores, todo hacía pensar que esta sería la madre de todas las batallas y no fue así. No me refiero a que las encuestas estuvieran cerradas a estas alturas, todos sabemos que ya no son de fiar. Ni las domiciliarias, ni las telefónicas y mucho menos las de Facebook. Todas se pueden direccionar al público que se quiera y los resultados serán los esperados por el que las paga.


Yo más bien creía en la guerra mediática puesto que ahora las redes sociales se suponía que iban a jugar un papel relevante. Estas redes, sin embargo, están más bien operadas por mercenarios lavadores de cerebro y una gran cantidad de ineptos que caen fácil. De ahí ya no se espera nada.

Esperaba lo que en otros tiempos se le denominaba ‘bomba informativa’, pero no. Y mire que el supuesto puntero tiene mucha cola que le pisen, pero nada. Será que hubo un acuerdo desde hace tiempo para dejarlo pasar, será que los oponentes no tienen los tamaños o será que el gobierno no tiene otro interés más que cuidar sus intereses y que la mayoría de los mexicanos que no se siente representada por López Obrador, se joda.

Pensarán que con el perdón anticipado que les prometió el mafioso que llegará al poder es suficiente para dormir tranquilos y que al resto nos lleve el tren.

La cosa es que no pasará nada por lo que se ve y por las fechas tan próximas a la elección.

Todo aquel que tenga los medios para irse del país no tendrán de que preocuparse, pero los que apenas vivimos con unos pesos, a prepararnos para la nueva república ‘Veneméxico’.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente