No es el voto útil, es el anti-peje
Hace unas semanas, Pascal Beltrán del Rio, de Grupo Imagen, desmenuzó claramente la dimensión del voto útil de forma clara. La conclusión: invocar el voto útil en esta elección presidencial, es inútil.

Según el periodista y basado en evidencia sólida de elecciones pasadas, ese voto no vale más del cuatro por ciento, que, considerando los números que presentan las encuestas, no serviría ni para hacer cosquillas al puntero. Además, mucho del considerado voto útil se va históricamente a favor de López Obrador.

Por lo tanto, y pensando que nada serio pase contra la candidatura de AMLO en un plazo no mayor a quince días o que el recordatorio de los negativos llegara a funcionar en poco tiempo, lo único que podría salvar a uno de los candidatos es que no sólo sus votantes, sino los votos anti-peje se aglutinen en torno a él. No son pocos, pero están dispersos.

Habría que dejar los prejuicios, las afrentas personales y tratar de olvidar el pasado reciente. No es difícil, pero estamos hablando de seres humanos, tampoco es fácil.

De lo contrario, la suerte está echada y, al contrario de lo que asegura el tabasqueño, en su equipo y en él mismo, hay una sed de venganza y revancha que nos llevará a vivir momentos de la historia que se creían superados con la llegada de la Democracia.

Amén de las confirmaciones de tirar las reformas, también está esa ambición obsesiva por el poder y, sobre todo, por utilizarlo de forma discrecional y autoritaria.

Tiempos oscuros se avecinan.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente