Post debate: Poder Judicial y Revocación de Mandato
La revocación del mandato es un tema relativamente nuevo en debate político en México y se ha centrado principalmente en la figura del Presidente de la República. En las últimas dos semanas escribimos sobre el debate y la revocación del mandato a los Poderes Ejecutivo y Legislativo; ahora hablaremos de la revocación del mandato al Poder Judicial, específicamente a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


En la propuesta de candidatos y aprobación de los futuros Magistrados de la Suprema Corte, intervienen los poderes Ejecutivo y Legislativo; este modelo ha generado resultados que satisfacen medianamente y en algunos casos, ha causado una inconformidad generalizada de opinantes y especialistas en la materia, toda vez que, en muchas ocasiones queda la idea generalizada de que nos son los mejores y quedan en deuda con los legisladores que votaron por ellos y con el Presidente en turno, por lo que se cree que trabajarán para cubrirle la espalda.

En las condiciones actuales, el soberano popular no cuenta con instrumentos institucionales para revocar el mandato de un Presidente, ni de un legislador, mucho menos para manifestar su aprobación o desaprobación para cada uno de los ministros que integran la Suprema Corte; para empoderar en serio al ciudadano, la revocación del mandato debe incluir a los tres poderes, no se observan razones para que unos sí y otros no; para que el soberano popular sea pleno, debe contar con los mecanismos que le permitan revocar el mandato a los tres poderes, si así lo desea.

Para ello, en lo que respecta a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la propuesta de reforma es que el Poder Ejecutivo siga conservando la facultad de proponer, pero no una terna, que proponga un candidato único; que la aprobación del candidato, siga siendo facultad del Poder Legislativo, pero ya no del Senado sino de la Cámara Baja; adicionalmente, empoderar al elector para que cada elección presidencial e intermedia, ratifique el mandato judicial o lo revoque, según le parezca.

El método que se propone es sencillo, lo que se tiene que hacer en cada elección federal es incluir una boleta electoral con los nombres de los Ministros que en su momento integren la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y que el elector marque un sí por la continuidad o un no para revocar el mandato al Ministro que mejor le parezca; esto es empoderar al ciudadano, es ejercicio de soberanía popular, de esta manera, los magistrados se deberán al pueblo, no a un Presidente o legislador.

Si el Poder Judicial vive capturado por el Presidente de la Republica y la partidocracia, el mecanismo para empoderar Ministros, es un enclave autoritario que debemos desmantelar; si de consolidar nuestra democracia y de seguir deconstruyendo las instituciones autoritarias del presidencialismo y la partidocracia que aún persisten, los Ministros de la Corte, deben pasar a la boleta electoral como segunda instancia democrática ¿le parece un exceso? Pues haga una mejor propuesta.


Artículo Anterior Artículo Siguiente