Fake news lo del uso del avión presidencial
Ayer por la tarde se armó todo un revuelo en las redes sociales, por una publicación que realizó la periodista San Juana Martínez en Sin Embargo, donde publicó diversas fotografías del famoso blogger de moda Mario Sierra Moncada.

Todo comenzó el pasado pasado 22 de junio, cuando a Sierra Moncada se le ocurrió subir en su cuenta de Facebook una fotografía de lo que parecía ser el avión presidencial. En un acto de presunción, el bloguero presumió e hizo creer que estaba en el hangar presidencial realizando un viaje oficial. Obviamente las críticas y las reacciones no se hicieron esperar.

Fake news lo del uso del avión presidencial

El primer crítico en poner el dedo en la llaga fue Simón Levy-Dabbah, un férreo seguidor de Andrés Manuel López Obrador y fundador de la Cátedra México-China en la UNAM, quien de inmediato tuiteó al vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, pidiéndole que aclarara la situación. El vocero de inmediato contestó que era mentira, que la información era falsa y que la fotografía no correspondía a la aeronave.

Fake news lo del uso del avión presidencial

Sin embargo, durante los siguientes cuatro días, la nota siguió dando color y fue hasta que San Juana retomó el caso, que de nueva cuenta, desde “Los Pinos” tuvieron que salir a desmentir, de nueva cuenta, la noticia. Eduardo Sánchez volvió a tuitear “Esta persona nunca viajó en el avión presidencial. Como es sabido, cualquier usuario de FB puede colocar una ubicación ficticia en cualquiera de sus publicaciones”.

Y es que, Sierra Moncada lleva años siendo un influencer en las redes sociales, con 180 mil seguidores. Su blog “The Golden Life” está orientado a publicar noticias de vida y estilo, viajes, marcas, aviones, yates, etc.

A decir de un comunicado que publicó el propio blogger en sus redes sociales, donde reconoce que la foto que publicó “no corresponde a ningún avión presidencial, ni mucho menos al hangar, ni a un viaje en un avión oficial. Es una réplica de una sala que simula el interior de un avión” (sic).

Asimismo, reconoció que “la mayoría de las fotografías que publicó son producto de contratos, patrocinios, promociones y publicidad de marcas, derivados de mi profesión como ‘influencer’ en las distintas redes sociales”.

Fuente: Twitter Mario Sierra @MarioSierra
Fuente: Twitter Mario Sierra @MarioSierra

Y es que Sierra Moncada es hijo de un militar, el General Roberto Sierra, y a pregunta expresa de San Juana Martínez “¿Paga el sueldo de un General pagar el tren de vida del blogger Mario Sierra Moncada?”, la respuesta es definitivamente no. Pero sí lo pueden hacer las propias marcas, y más las de lujo, que buscan nuevas formas de promocionarse de forma más orgánica y creíble ante las redes sociales, al pagar y patrocinar viajes y promoción de sus artículos, a través de los denominados influencers. De hecho, un influencer con arriba de un millón de followers llega a cobrar hasta 200 mil pesos por la publicación de una fotografía en Instagram. Un influencer mega top, como lo es el caso de Juan Pa Zurita, con más de 17 millones de seguidores, puede llegar a cobrar hasta 100 mil dólares por acudir a una fiesta y desfilar con una chamarra de marca.

Otros influencers que destacan y compiten con perfiles como el de Mario Sierra, en este rubro de moda, vida y estilo, son Nuria Díaz Maso (@nuriadiazmaso), con 730 mil seguidores en Instagram, y quien por muchos años fue al columnista más leída de la revista Quién; Chantal Torres (@chantaltorres), conductora y bloggera de moda, con 435 mil seguidores; Bobby Medina (@bobbymedinas), otro experto en el mismo rubro, con casi 35 mil seguidores; Eugenia de la Vega (@eugeniadelavegac), una profesional del marketing digital y de las relaciones sociales, con casi 19 mil seguidores. Los precios de los posts de estos voceros de las marcas pueden ir desde los 5 mil hasta los 60 mil pesos.

La nota ciertamente puede quedar para el anecdotario, sin embargo hay que estar muy atentos en lo que la gente publica, más cuando se tocan temas tan sensibles para la población. El pecado de Mario Sierra fue pasarse de farol, pero no de delincuente. Definitivamente hay que tener sensibilidad para las publicaciones, y que sirva de ejemplo, para revisar con cautela, todo lo que uno comparte en sus redes sociales.


Artículo Anterior Artículo Siguiente