Complicaciones
En las últimas cuatro presidencias que ha sufrido México, siempre ha habido complicaciones derivadas de la incompetencia, la corrupción, la soberbia, la complejidad de los problemas y la novatez.

Todos los presidentes de la era moderna comenzaron sus administraciones en los tiempos que marca la ley y con ellas arrancan los problemas. Unos reales y otros inventados, pero todos llevan a la agonía de los mexicanos que vemos con desencanto que el personaje con las riendas del país por seis años y quienes lo acompañarán, derrumban todas nuestras expectativas conforme pasa el largo y angustioso sexenio.

Hoy es diferente, la euforia y el complejo de ‘nuevo rico’ se apoderó de López Obrador y sus acompañantes en este viaje de poder y, sin haber tomado formalmente el mando de la nación, las complicaciones ya los alcanzaron.

Estoy seguro de que más que uno de los que votaron por el tabasqueño estarán extrañados en la forma, por demás rara, de tomar decisiones del próximo presidente.

Con el simple hecho de la decisión sobre si va o no va el nuevo aeropuerto, ya se le está haciendo bolas el engrudo. Se nota una inexperiencia en esos asuntos por parte del futuro mandatario, pero, sobre todo, una irresponsabilidad mayúscula en lo que fueron sus promesas de campaña. Y lo que viene, pensarán algunos.

Se adelantaron a los tiempos y se les adelantaron las complicaciones e independientemente de que muchos sectores de la sociedad y los medios lo estén tratando con pincitas ya sea por miedo o por esperar pacientemente la curva de aprendizaje, se adelantará también la decepción sobre quien, obsesivamente, buscó el poder por tantos años diciéndonos que él sí era responsable y todo iba a estar mejor.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente