No era por México, era por ellos
Luego de las notas con respecto a las primeras decisiones que tomará López Obrador para arrancar su gobierno, me refiero a los anuncios de posibles funcionarios de su futura administración, entre los que destaca, por su impopularidad, Bartlett, quien ha sido propuesto para liderar la CFE. Después de ver con mucho sospechosísmo la salida de Elba Esther Gordillo el día que él tenía la constancia de mayoría que lo convierte en presidente electo. Conociendo su voluntad de mover miles de familias hacia lugares que ellos no han pedido, sólo porque el considera necesario mover dependencias federales a otros estados de la república. Viendo con tristeza e impotencia que será él mismo quien designe al fiscal anticorrupción, como para que nada de lo que haga durante su mandato sea cuestionado y mucho menos, perseguido.

Y otras linduras que el querido lector recordará mejor que yo, me embarga un coraje monumental al ver que los más aguerridos personajes de su partido, las redes sociales y las supuestas organizaciones de la sociedad civil, no lo cuestionan.

¿De qué se trataba entonces? No era por México, era por ellos.

El fanatismo y el interés oculto, arma mortal.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente