Pleito mexicano Estados Unidos
El tribunal del Noveno Circuito, el mismo que es atacado por Donald Trump, confirmó una sentencia previa favorable a la compañía mexicana Exportadora de Sal (ESSA), por ser un estado extranjero inmune a la jurisdicción de la corte en Los Ángeles, California; Estados Unidos.

La empresa con participación mayoritaria del gobierno mexicano, y una de las mayores productoras de sal en todo el mundo, obtuvo un resultado favorable evitando el daño por miles de millones de dólares, gracias a la participación de sus representantes jurídicos O'Melveny, despacho en el extranjero que se aseguró otra victoria importante y salvó a la empresa minera salera en el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito.

Los abogados de la compañía mexicana se enfrentaron al demandante, Packsys, S.A. de C.V., empresa irónicamente manufacturera connacional que alegaba el incumplimiento por parte de ESSA, por un contrato de venta de salmuera residual, lucrativo producto derivado de la producción de sal de ESSA, por lo que los demandados pudieron haber perdido miles de millones de dólares, monto que por ningún motivo quisieron evidenciar los apoderados legales de esta empresa.

El conflicto se derivó debido a que el exdirector general de ESSA firmó un contrato con los demandantes. El principal argumento de Packsys, fue que ESSA estaba obligada por el contrato porque su director general había celebrado esa firma, sin embargo, el fallo dado hace apenas un par de días, confirmó la desestimación anterior por parte de una Corte de Distrito Federal de Los Ángeles, que había concluido que ESSA era un “estado extranjero”, de acuerdo con lo establecido en la Ley de Inmunidades de Soberanías Extranjeras (Foreign’ Sovereign Immunities Act-FSIA) y, por lo tanto, inmune a la jurisdicción norteamericana.

Fue por eso que la corte de distrito federal estuvo de acuerdo con el argumento de O’Melveny, en el sentido de que ESSA tenía inmunidad sin excepción porque el exdirector general, José López Portillo Basave, quien había actuado sin autoridad, no pidió autorización al Consejo de Administración de ESSA, tal como exige la ley mexicana.

En el dictamen presentado en el Noveno Circuito, se expresó su acuerdo con la desestimación de la Corte de Distrito Federal y adoptó el argumento de O’Melveny. El Noveno Circuito dictaminó: “La ley mexicana exigía que el Consejo de Administración de ESSA aprobara el contrato con Packsys, pero no lo autorizó”. Más bien, el entonces director general de ESSA, Jorge López Portillo Basave, presentó al Consejo una propuesta que no era autorización de ningún contrato. “Por lo tanto, Portillo carecía de autoridad real para firmar el contrato. Y, dado que el contrato no fue firmado con la autoridad real necesaria, no puede servir como fundamento para aplicar la excepción de actividad comercial de la FSIA ni su exención de obligación…. La Corte de Distrito concluyó correctamente que la FSIA limita esta acción judicial”.

El despacho O'Melveny contó con el asesoramiento legal desde México, de Fernando Pérez-Correa del bufete de abogados Solórzano, Carvajal, González y Pérez Correa, S.C. (Solcargo).

Los de O’Melveny, pueden presumir el cómo hacen y entregan resultados en todos los sectores y más allá de las fronteras, en salas de directorio y en tribunales, subrayando que su éxito se mide por el de sus clientes, en este caso fue la minera salera mexicana.

davidcastellanost@hotmail.com


Artículo Anterior Artículo Siguiente