Del dicho al hecho
Bla, bla, bla, así podríamos resumir todo lo anunciado por la futura administración en el gobierno y sus legisladores que son mayoría. Asustan con el petate del muerto, pero del dicho al hecho hay mucho trecho.

Aún sin ser gobierno todavía, el futuro presidente y algunos de sus colaboradores han tenido que matizar sus propuestas de campaña y, en algunos casos, han tenido que recular. Y recularan, dijo el otro. Porque les falta mucho para darse cuenta de lo deseable, lo posible y lo de a fuerza.

Hasta las fanfarronadas en las Cámaras de suprimir alimentos y bebidas ha tenido que echarse para atrás.

Ya no digamos los alardes de machismo como lo de desaparecer la Reforma Educativa, de la que no quedará ni una coma. Al baile vamos.

Menuda bronca de imagen la que tiene López Obrador cuando le tenga que decir a los que votaron por él que el NAIM siempre sí va.

Y qué me dice de la construcción del elefante blanco llamado ‘Tren Maya’.

Sólo por enumerar algunas cosas, digamos, las más emblemáticas hasta ahora.

Pero espere a que al dueño del circo le crezcan los enanos.

Para muestra, el evento protagonizado por Noroña o los diputados surgidos de la CNTE. También anda merodeando una protagonista con sed de reclamar sus espacios de poder a costa de quien sea, así sea el presidente de México, se llama Elba Esther y se apellida Gordillo. Agárrese.

Pero hay más, ¿qué va a hacer el mesías cuando la gente le plante cara en el zócalo ya para reclamarle que cumpla, ya para solicitarle la solución de un problema como el de la seguridad o la corrupción, mismos que se comprometió a arreglar casi, casi, que con su sola llegada a la Silla del águila?

No olvidar a los dueños de los dineros, esos reaccionan más rápido y de manera más virulenta que cualquiera. Un descuido y… ¡zas! Se acabó la amistad.

Le digo, espere 2 o 3 años y esta luna de miel se convertirá en un agrio divorcio.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente