Pan de amor
La geopolítica en América Latina tal vez comenzó a tener su reordenamiento desde Tuxtla, Gutiérrez, Chiapas, México; donde espectacularmente surgió en el año de 1994, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), movimiento guerrillero representado por el Subcomandante Marcos, quien sigue poniendo en duda la autenticidad del próximo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, a quien se refiere como el “gato-perro”, del cuento titulado “La última mantecada en las montañas del sureste mexicano”.

“El socialismo indoamericano no sería ni copia ni calca, sino creación heroica. Yo no digo que lo que se está haciendo en los Caracoles Zapatistas sea el socialismo, pero de lo que no tengo duda, es que ahí se está haciendo una creación heroica que puede ser la piedra de toque de un futuro socialismo, sin patrones, ni generales; sin timoneles ni jefes...”. Jorge Rodríguez Lazcano, articulista y estudioso del EZLN.

El cuento leído por el hombre de la pipa y el pasamontañas durante la clausura del CompArte por la Vida y la Libertad 2018, en el Caracol de Morelia, Torbellino de nuestras palabras, Montañas del Sureste mexicano, y publicado en su plataforma Web, el 26 de agosto, apenas cien horas antes de que el Congreso abriera sesiones y MORENA mostrara su músculo legislativo; hace alusión a la vida, transición política actual mexicana y la oportunidad de expansión para el EZLN.

Andrés Manuel será el primer presidente mexicano de izquierda, pero sin que eso le importe, ha sido severamente criticado por el SupMarcos, y a unos días de rendir protesta, el encapuchado lo personificó en su cuento a su muy peculiar estilo sarcástico con el personaje “gato-perro”, el gran ganador de la última mantecada del sureste, y de quien refiere es pan de amor con lo mismo, capitalismo con la guerra como el origen, el camino y el destino.

El cuento es divertido, a veces cruel, realista y muy sarcástico; sí, es muy del movimiento guerrillero, es muy al estilo del Sup, quien termina siendo derrotado en la batalla de la última mantecada por el “gato-perro” y la Niña Defensa Zapatista, en representación de 500 años de reclamo social.

Entonces presuntamente derrotado en el cuento, en su afán de proteger y quedarse con la última mantecada, que, de acuerdo a la ficción del escrito leído por el supuestamente tampiqueño, disque hermano de la legisladora federal saliente Mercedes del Carmen, la esperanza Zapatista quedó intacta, porque el movimiento insiste que si este mundo no da para eso, pues habrá que hacer otro, uno donde quepan muchos mundos. Y entre esos tantos, pudiera aparecer la presión para que México salga del fondo monetario internacional... puede.

Por cierto... ya sé que gato-perro fue de las primeras creaciones del sup, pero hoy más que nunca tiene finta de Peje. Es a interpretación del cuento el texto escrito.

davidcastellanost@hotmail.com


Artículo Anterior Artículo Siguiente