Petrofac ¡no, por favor, no!
En México ha quedado de manifiesto que en materia de sanciones por ilícitos ambientales, también somos niños de kinder.

Supuestamente los mexicanos tenemos como eje rector a la Agencia de Seguridad y Ambiente (ASEA), en especial para compañías petroleras, mineras y de energía; por tanto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), solo toma nota para que después vengan los de la ASEA aplicando sus reglamentos y/o disposiciones, ya sea a través de multas, clausuras temporales, parciales o definitivas según sea el daño; arrestos administrativos; aseguramientos y/o decomiso de herramientas o productos; suspensión, cancelación de licencias y permisos.

Pero en el librito jurídico también tenemos la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, que igual considera multas millonarias, además del pago de la relación del daño; pero hay otro factor que se lee muy bonito cuando se trata de la preservación de los mares y costas nacionales, nos referimos a la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR), que no solo se dedica a tirar balas, además tiene la responsabilidad de sancionar a todo aquel ente que cause afectaciones.

Entonces, de que hay quien sancione a Petrofac, la primera empresa extranjera en obtener la autorización de explorar y explotar el suelo mexicano para extraer el petróleo y sus derivados, lo hay. El asunto es ¿cuál de todas y cuándo?

Y es que desde el fin de semana próximo pasado, Petróleos Mexicanos (Pemex), confirmó una fuga de gas en el oleogasoducto 2 de la Plataforma Marina Arenque, uno de los cuatro proyectos de exploración en campos petrolíferos que tiene bajo contrato de 30 años, la británica Petrofac, y según Pemex no había daños al medio ambiente, sin embargo, este miércoles a lo largo de 2.5 kilómetros de costa tamaulipeca se apreciaron manchas de chapapote, a lo que la paraestatal calificó como iridiscencias de un producto aceitoso a la orilla de la Playa de Miramar, al sur de Tamaulipas.

Para el miércoles, la fuga de gas a más de 5 kilómetros mar adentro en aguas del Golfo de México que presuntamente tenía controlada Petrofac, se evidenció, aún sigue causando problemas, no solo para la petrolífera extranjera y Pemex, sino para el medio ambiente y los proyectos turísticos de la entidad.

Es verdad que tanto Petrofac México, la Secretaría de Turismo del Estado y Petróleos Mexicanos, se esforzaron por realizar los trabajos de limpieza a lo largo de casi tres kilómetros de costa, pero estas mismas prácticas accidentales y/o derivadas por la negligencia de la internacional, también se registran en áreas terrestres del bloque Pánuco, en el norte de Veracruz, que es administrado precisamente por la misma empresa, es de lamentar que algunos profesionistas contratados por los extranjeros sean cómplices, coadyuvados en su indiferencia por la falta de capital humano de las agencias de inspección y vigilancia ambiental.

Así que no les extrañe que mañana veamos en la playa de Miramar, especies acuáticas y aves de caza marítima afectados por este derrame... que a nadie le sorprenda.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608


Artículo Anterior Artículo Siguiente