Sí a las pensiones, no al ‘Tren Maya’
Más macho que cualquier macho en cualquier película de machos de manufactura mexicana, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, prometió durante la campaña pasada y con singular alegría, el paraíso: mucho dinero para todos (menos para la ‘mafia del poder’), menos impuestos para una amplia franja del territorio nacional y el perdón de la multimillonaria cuenta que se le debe a la CFE por parte de algunos incumplidos tabasqueños ¡ah el terruño!, burlándose así de el resto de mexicanos cumplidos. Pero eso no importa, el paraíso estaba por venir.

Pero antes que el paraíso y sin tomar formalmente las riendas del país, llegó la realidad. Y a recular se ha dicho, pero sólo en algunos temas.

Uno de los cuales y muy sensible, es el prometido aumento a las pensiones; sin embargo y al darse cuenta de que sus alegres cuentas no dan, ahora pretende ponerle más distancia a la zanahoria con la que atrajo a muchos electores estableciendo una edad de 68 años, contra los 60 o 65 que todos esperaban.

No sé cuánto tiempo se hará esperar el sonoro y muy mexicano ‘Ta, ta, ta, ta, ta’, por parte de nuestros muy amados ancianos, pero no tarda.

Yo por mi parte y humildemente, le propongo al todopoderoso presidente que, con su poder omnipresente, se deje de ocurrencias y cancele el proyecto (aún inexistente, hasta en el papel) del ‘Tren Maya’, el cual no pasaría por consultarle al pueblo sabio, supongo que porque el pueblo sabe de todo (aeropuertos incluidos), pero menos de trenes (qué weyes somos) y que destine esos enormes recursos para cumplirle a nuestros viejitos (adjetivo dicho con todo respeto), grupo al que no me falta mucho por pertenecer… y pues por eso.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente