Insuficientes, inhibidores para bloquear llamadas de las cárceles: IFT

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), dio a conocer al Senado de la República que de un estudio realizado en siete centros penitenciarios en el país no fueron suficientes los inhibidores para bloquear alrededor de medio millón de llamadas.

El análisis aclaró que para poder solucionar las fallas en los centros penitenciarios no se dieron a conocer los nombres de estos. El estudio tuvo como muestra más de 20 mil reos.

Durante tres semanas se detectaron en siete penales – dos federales y cinco estatales –  544 mil 513 llamadas, de las cuales el 25% alcanzaron a ser inhibidas.

Del total de llamas aceptadas el 12% finalizó durante los primeros 10 segundos. Según expertos, las comunicaciones duraban en promedio tres minutos y medio.

Del total de llamadas, el 96% se realizaron de 07:00 horas de la mañana a las 20:00 horas de la noche. El 4% restante fue entre 21:00 horas de la noche y 07:00 horas de la mañana.

En algunas cárceles el 61% de las llamadas se dirigieron a teléfonos móviles, el 21% a celulares en otras áreas y 16% fueron llamadas locales.

El documento aclaró que se han mantenido numerosas reuniones con los diferentes proveedores de servicio telefónico para combatir el uso de telefonía en los penales.

Se multiplica nuevo tipo de extorsión telefónica


El pasado 16 de abril se informó que el Consejo Ciudadano alerta sobre un nuevo tipo de extorsión telefónica que consiste en engañar a las víctimas para hacerlas depositar una fuerte cantidad de dinero a una cuenta bancaria.

En caso de recibir la llamada de un supuesto alto ejecutivo de cualquier empresa, se recomienda colgar inmediatamente y no compartir datos privados, ya sea personales, de contacto o bancarios.

En esta nueva modalidad de extorsión, los delincuentes, que se hacen pasar por ejecutivos de empresas, hablan con sus empleados para pedirles depósitos de grandes sumas de dinero para saldar supuestos problemas legales o pagar un supuesto rescate.

En los dos últimos meses, se han recibido al menos diez reportes de esta modalidad de extorsión y hasta ahora, ninguna petición ha logrado concretarse.

Según Consejo Ciudadano, en todas las situaciones los delincuentes llamaron a empleados de diversas empresas. La mayoría de los intentos de fraude se detectaron en sucursales bancarias, empresas procesadoras de alimentos, y fueron por montos superiores a los 100 mil pesos.

En las llamadas, los delincuentes dijeron a sus víctimas que, por problemas legales de la empresa que supuestamente representaban con policías o supuestos criminales, necesitaban dinero para resolverlos.

Los montos se pedían casi siempre en depósito bancario.

Para hacer más creíble el engaño, un delincuente que se hacía pasar por un directivo, se comunicaba primero con su víctima para luego conectarlos con un supuesto abogado para que este le diera instrucciones sobre qué hacer con el dinero que pedían.

El organismo también indicó que en la mayoría de los casos, los delincuentes llamaron a mitad de la noche o en la madrugada, urgiendo a las víctimas a conseguir el dinero como les fuera posible.

Para evitar convertirse en víctima de este nuevo tipo de estafa, el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, recomienda a las personas no atender este tipo de llamadas ni depositar ninguna cantidad de dinero a los estafadores, y a las empresas a informar a sus empleados de este tipo de extorsión.

Con información de Amador Narcia Crespo.
Vía: Televisa.


Artículo Anterior Artículo Siguiente