Más allá de las narices
El primero de diciembre de 2012, el presidente de México, Enrique Peña Nieto en su primer discurso como jefe del Ejecutivo Federal se comprometió y propuso a la nación llevar el país al lugar que se merece en el ámbito internacional. Peña podrá haber cumplido solo algunas cosas, ésta es una de ellas.

Así después de 13 meses de negociaciones entre México, Estados Unidos y Canadá; don Enrique, cerró el mes patrio con una nueva oportunidad de crecimiento económico que al paso de los días iremos viendo si fue mejor que la anterior versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora recién bautizado USMCA.

Es tan lejana aquella primera ocasión en la que Peña Nieto apareció frente al micrófono en Palacio Nacional bajo la investidura de Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y habló ante todos los mexicanos, aquella fecha se alejó rapidísimo en el tiempo que el hombre de izquierda que fuera su adversario está más que listo para rendir protesta y guiar los actos de un gobierno más que anhelado.

El nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, nadie podrá negarlo es la solidez de un país que se ve bien desde el extranjero, con una realidad llena de adversidades sin duda, pero aun así, México está más listo que nunca para despuntar en el mundo del Siglo XXI. Así se lo deja Peña Nieto a Andrés Manuel López Obrador.

Aunque no todos coincidan, México lucha por ser y se encamina a convertirse en una potencia, tal vez ya lo es y no lo sabemos, puede que cada día sean más lo mexicanos exportando productos primarios o manufacturados en tierra azteca, quizás hoy existen más emprendedores que comercializan con el mundo más allá del continente americano porque México tiene al menos 12 Tratados de Libre Comercio, con 46 países alrededor del mundo, y nueve Acuerdos de Complementación Económica.

Pero México, igual que en la vida de las personas, como en las familias no todos son gente de bien, pocos saben aprovechar las oportunidades, no ven más allá de sus narices. Un claro ejemplo es Tamaulipas, una entidad fronteriza que compite directamente con Estados Unidos y Canadá, un estado compuesto por 43 presidentes municipales, rico en agricultura, ganadería y con puertos marítimos competitivos a nivel mundial, pero sabes una cosa México, al menos aquí tienes alcaldes de una visión muy corta, ediles que solo se preocupan por generar un comunicado de prensa relacionado a la basura que recolectaron, la calle que pavimentaron y/o feria del empleo que organizaron; México, yo sé que los puedes hacer cambiar, y que los presidentes municipales recién llegados el primero de octubre, pueden apretar a sus Secretarios de Desarrollo Económico para que hagan detonar esta entidad.

En el sur de Tamaulipas, tanto Alma Laura Amparán, Adrián Oseguera Kernion, como Jesús Nader, respectivamente alcaldes de Altamira, Madero y Tampico, deberán ser más profesionales que sus antecesores, están obligados a generar una comunicación política digna de una entidad fronteriza, residentes de una región geográfica estratégica tan valiosa para la nación; y es que para colmo de males Xico “N”, alcalde de la  capital del estado está más preocupado por aprender y difundir sus videos bailando zumba, ojalá que como lo mueve el nene, se ponga a trabajar y atienda las demandas de la ciudadanía. Los de la frontera de Tamaulipas también deberán hacer lo propio.

¡¿Cómo te ayudo México?!!!

Perdónalos México, perdónalos Peña, AMLO habla con ellos, tú sabes y sino, pregúntale a los de ESEASA el valor de Tamaulipas.

davidcastellanost@hotmail.com


Artículo Anterior Artículo Siguiente