¡Viva la ‘Cuarta Transformación’!

Si el río suena es que agua lleva.
Ya había señales desde la campaña y López Obrador lo está confirmando: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México será concesionado al multimillonario, Carlos Slim. Es decir, el dinero y los bienes de la nación se le cederán a un viejo lobo de mar para que se haga más rico de lo que ya es ¿fue un pacto? Quién sabe. Pero de que va, va.

Recordemos: en la década de los noventa, el expresidente, Carlos Salinas de Gortari, sí, ese, el innombrable, el archienemigo del presidente electo, el que supuestamente se robó hasta los clips de las oficinas de gobierno, saqueó los tesoros de la nación y entregó el país a los empresarios nacionales amigos de él y a los extranjeros; ese, le cedió, mediante una licitación, a TELMEX, empresa del estado ¿a quién creen? pues a Carlos Slim.

Quienes nacieron en esas fechas y posteriormente, quizá no sepan el revuelo de indignación, ruptura de vestiduras y desmadre que se armó por parte de muchos que hoy forman parte del grupo de adoradores de AMLO. Ni qué decir de las múltiples criticas sobre el particular por parte del presidente electo durante muchos años.

Acusaron de todo a esa licitación y a sus protagonistas. Eran los bienes de la nación, decían. Slim es un prestanombres de Salinas, acusaban.

Y hoy, AMLO, le pasaría un jugoso negocio (quizá el negocio del siglo) al mismo personaje, a Carlos Slim. Un negocio de México que se nos va como agua entre los dedos.

¿Argumentos? Sobrarán.

¿Razones? Sólo ellos las conocen.

¡Viva la ‘Cuarta Transformación’!

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente