Basura plástica ¿el verdadero legado?

Recientemente tuvo lugar la quinta conferencia global “Our Oceans”, cuyo foco es generar compromisos y tomar acciones desde los más diversos sectores para mantener la sostenibilidad de nuestros océanos. Este año con el tema “Nuestros océanos, nuestro legado”, este evento buscó ser un recordatorio de que tenemos la opción de elegir el tipo de legado que dejaremos para las generaciones futuras y ello depende de las acciones que se tomen hoy para mantener la sostenibilidad de los ecosistemas marinos.

Durante este evento realizado en Bali, grandes corporaciones hicieron un pseudo compromiso para resolver el problema de la contaminación plástica. El Compromiso Global de la Nueva Economía de los Plásticos, anunciado por la Fundación Ellen MacArthur, fue signado por más de 250 miembros que se han comprometido a abordar la contaminación plástica, entre éstos Coca Cola, Danone, Mars, Pepsi y Unilever, sin embargo, Greenpeace -miembro del movimiento Break Free From Plastic (BFFP)- ha instado a estas corporaciones a mostrar acciones concretas que se centren en reducción.

Y es que, estas compañías hablan de reciclar pero no de reducir la cantidad de envases y empaques de plástico que producen, esto es, no abordan el tema de raíz y por lo tanto el problema sigue sin una solución real.

Plantear compromisos sin un plan concreto son palabras al viento de lo que hemos venido escuchando tiempo atrás. Nada nuevo, solo más retórica donde las empresas hacen ganancias millonarias externalizando las consecuencias de los problemas que ellas han creado poniendo en el mercado toneladas de plástico que tiene una vida útil efímera pero severos y persistentes impactos negativos sobre los ecosistemas.

La realidad habla por sí misma. Auditorías de marca realizadas a nivel global revelan que las empresas más contaminadoras son las que siguen dando discursos sin nada concreto.

Coca Cola, PepsiCo, Nestlé y Unilever saben que la responsabilidad de resolver realmente el problema que han creado les corresponde a ellos y saben que la solución es reducir para empezar a paliar los efectos negativos de la basura que han dejado en nuestro planeta.

Nuestro reciente informe “La crisis de la comodidad” revela que los planes actuales de 11 de las compañías de bienes de consumo más grandes (entre ellas las mencionadas) les permiten aumentar la producción de plásticos de un solo uso y ninguno ha establecido objetivos claros de eliminación o reducción.

Si continuamos por el camino actual, la producción global de plástico se duplicará en veinte años y se cuadruplicará para 2050. A menos que las corporaciones asuman objetivos de reducción ambiciosos y obligatorios, no podremos abordar el problema en la fuente y los esfuerzos como el compromiso recientemente signado no cambiarán mucho.

Greenpeace está pidiendo a compañías como Nestlé, Unilever, Coca-Cola y Pepsi que muestren un verdadero liderazgo y cumplan con las siguientes acciones:


  • Establecer objetivos ambiciosos y responsables para reducir los plásticos de un solo uso.
  • Actuar de inmediato para eliminar los envases plásticos excesivos y problemáticos.
  • Priorizar la inversión en reutilización y sistemas de entrega alternativos.
  • Abrazar la transparencia e informar anualmente sobre su huella plástica.


No queremos discursos. El planeta, nuestros océanos necesitan soluciones reales y que las empresas empiecen a revertir el daño que han hecho a nuestros océanos.

*Arianna Torres es responsable de Enganchamiento en el proyecto contra los Plásticos, de Greenpeace México.

Por: Greenpeace.
Vía: Sin Embargo.


Artículo Anterior Artículo Siguiente