Después de la fiesta
Este sábado primero de diciembre habrá fiesta. Se la va a dar trato de Tlatoani. Para muchos será como la llegada mágica del paraíso a la Tierra. Se acabaron los problemas, se acabó la corrupción, para todo alcanza, basta con mover el dedito.

Habrá canciones, comida, baile y mucha algarabía. Está bien. Están en todo su derecho.

Pero después de la fiesta, viene la realidad. Entonces vamos a conocer la verdadera personalidad de los recién casados.

Al novio le van a exigir que cumpla con todo lo que prometió ante el altar y la novia (pasadita de peso) no va a permitir que la dejen con hambre.

Muchos de los que votaron por AMLO comenzarán desde el día siguiente a exigir resultados, a cobrarle el voto, porque ellos no pertenecen a Morena (según datos, unos 14 millones de mexicanos que votaron por el tabasqueño, están listos para cobrarle el favor con mucha determinación).

Y los que no votamos por él, no bueno, pues ya estamos listos.

Por favor, sin excusas. Los muertos de este país a partir del uno de diciembre, serán cargados a la cuenta de la 4-T. Y todo lo demás.

Ahora sí, nos empezarán a contar el cuento del por qué querían el poder. A ver si nos convencen.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente