El contador de mentiras
Se puso de moda en algunos medios de comunicación de los Estados Unidos, el contarle las mentiras a Donald Trump. Corroboran todo lo que el mandatario afirma y lo desmienten cuando incurre en imprecisiones o vulgares mentiras.

Es justo, los ciudadanos tienen que saber lo que sus gobernantes inventan para su beneficio o para sacar raja política o económica. Ya basta de que los charlatanes les tomen el pelo a los ingenuos que, en ocasiones, babean de amor por un farsante.

Por su puesto que eso no gusta al presidente gringo, pero ni hablar, debe saber que no se manda sólo y que nadie está dispuesto a ser cómplice de sus patrañas.

En México no nos quedamos atrás. De hecho, el presidente electo, López Obrador, basó su campaña de más de 15 años, en la elaboración de mentiras o en la difusión de verdades a medias. También prometió cosas casi imposibles de realizar o, de ser realizables, con un costo altísimo a ese pueblo al que según él quiere defender.

Por lo mismo, ya se están empezando a preparar algunos comunicadores bien informados y con equipos de profesionales, que estarán implementando el contador de mentiras del tabasqueño.

Sigo pensando que con esto y los tropiezos que regularmente se da AMLO con su propia lengua, las cosas no le pintarán muy bien en poco tiempo.

Sobrarán los adoradores; sin embargo, estoy convencido que los mexicanos de buena voluntad que votaron por él, creyendo en sus mentiras, pronto se desilusionarán y empezarán a cuestionar cada cosa que salga de su boca.

En poco tiempo comenzaremos a ver la caída de la transformación de cuarta.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente