Vicente Fox, el único defensor
Todavía no salgo de mi asombro, al ver la rueda de prensa en la que el presidente electo, López Obrador, dio por canceladas las obras del NAIM. Mismas que continuarán hasta que concluya el presente sexenio.

Entre otras cosas, creo que estamos ante lo que fue el escándalo de Enrique Peña Nieto y su ‘Casa Blanca’. Un error que involucró frivolidad y corrupción, con un alto grado de narcisismo y prepotencia y que marcará el sexenio del que todavía no empieza, como un acto que dilapidó miles de millones de pesos, empleos, turismo y modernidad. Eso es lo que está pasando con la decisión que tomó AMLO.

Frivolidad y corrupción, porque pretende engañar a los mexicanos con una caricatura de ‘consulta’ por demás fraudulenta y burlona. Narcisismo y prepotencia, por la forma en que, macho y retador, está enviando un mensaje de ‘aquí les voy’ a los que él considera enemigos del pueblo bueno. Aunque esto último también puede traducirse como el mensaje de ‘ahora se tienen que arreglar conmigo, porque los dineros pasarán por aquí’. Quién sabe.

En fin, que aún sigo pasmado por haber visto a quien en pocos días se pondrá la banda presidencial, hermosos colores y orgullosa águila, en el pecho de un mentiroso seductor de masas que no sabían bien a bien qué querían cuando votaron por un señor que en realidad no conocían. Y qué, en plan cínico, dijo que ahora sí, estarán a salvo un lago que no existe y unos patos que comen residuos fecales en el Nabor Carrillo ¡y hay gente que lo cree y lo defiende!

Pero lo que más llama la atención es que quien está en pie de lucha (ya lo vimos muy activo desde que Trump estaba en campaña y luego ya en la presidencia), es Vicente Fox. Parece increíble que sea él quien salga a defender obras como la del NAIM, cuando esperaríamos eso y de forma contundente y apasionada por parte de Peña Nieto y sus más cercanos colaboradores.

Pero no, en estas épocas en las que la oposición está disminuida, sino es que borrada del mapa, con un gobierno saliente con la cabeza agachada y con una inmensa cantidad de mexicanos endiosados con el tabasqueño, una de las pocas voces que puede incidir en la percepción y ayudar en algo para que se abran los ojos y no nos dejemos llevar por las mentiras del nuevo régimen, es un expresidente que llegó a Los Pinos, vía el Partido Acción Nacional.

Pues a dar la lucha.

Twitter: @adejorge


Artículo Anterior Artículo Siguiente