Alertan de sangrado en aborto inducido con uso de píldora abortiva

Temperatura mayor de 38 grados o sangrado abundante tras 24 horas de haber tomado misoprostol o mifepristona inducir un aborto son síntomas de alerta para una mujer y debe ser llevada de inmediato al médico, señaló Claudia Martínez, asesora clínica para la organización Ipas México.

En entrevista, la médico ginecobstetra destacó que el misoprostol y la mifepristona son medicamentos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia para la práctica de un aborto seguro antes de las 12 semanas de gestación.

“En cuanto al esquema de medicamentos pues prácticamente tenemos dos opciones;  el utilizar el esquema combinado que es mifepristona con misoprostol y cuando tu lo utilizas en una etapa muy temprana del embarazo tienes una  eficacia muy buena, con eso me refiero a que utilizando esos dos medicamentos se  alcanza una efectividad de 95 a 98% y la otra opción podría ser que en el caso de que no se disponga de mifepristona sólo se utilice el misoprostol, la eficacia sigue siendo muy buena, sin embargo, no es tan equiparable como cuando utilizamos el esquema combinado, en este caso estamos hablando de un 85%”.

En este contexto, la especialista planteó que todas las mujeres tienen derecho a saber cuáles son los posibles efectos, riesgos y beneficios de una intervención en su salud.

“Dentro de la atención sanitaria siempre se puede presentar cierto grado de peligrosidad o de efectos secundarios y pues eso es inherente durante el proceso de atención en salud, y es importante que las personas lo sepan”, expuso.

El lunes, Excélsior publicó que entre 2010 y 2017, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) registró un total de 721 reportes de reacciones adversas a medicamentos utilizados para la interrupción del embarazo pero no las dio a conocer hasta finales del año pasado, a raíz de una solicitud de información de un particular, que tuvo que interponer un recurso de revisión ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

Falta que la autoridad sanitaria dé a conocer la documentación específica que acredite la existencia de los eventos adversos, además del ejercicio de sus facultades para la prevención o sanción correspondiente.

Vía: Excélsior.


Artículo Anterior Artículo Siguiente