El proyecto de invadir a México
Al grupúsculo se le pasó la mano el pasado 24 de diciembre. Sus actos nacidos del odio y el rencor, fortalecidos por la ceguera derivada de la ambición imperialista, pusieron en aprietos a México entero; si esta situación no se controla rápidamente, hay quien podría ver esto como una oportunidad de invasión.

El helicopterazo pegó en el poder ejecutivo y legislativo, pero lo más doloroso y grave, fue la erupción de envidia, resentimiento y frustración, emergida en forma de sociedad dedicada a creerse las noticias falsas de redes sociales y atacarse mutuamente en Facebook y Twitter.

Los Morenos ya habían ganado la elección el primero de julio y enseguida se comenzó a hablar de poderes fácticos que pretendían desestabilizar el nuevo gobierno federal, azorando la debilitada imagen del grupo económico lopezobradorista, incluso una campaña mediática de desprestigio contra el  ahora presidente alcanzó a permear en la sociedad.

Los poderes contrarios a López Obrador, habían venido actuando desde la sombra sin descanso, moviendo sus influencias en los diversos grupos empresariales, políticos y en algunos medios de comunicación, pese a esto, el sentimentalismo de la sociedad mexicana que por él votó siguió apoyando a Andrés Manuel, la gigantesca empatía entre el pueblo y el presidente, a pesar de los despidos masivos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), como de otras dependencias federales, no lograban trastocar la prominente relación AMLO-Pueblo…

Sin embargo, en el marco de la celebración del día de la virgen de Guadalupe, a través de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, se oficializó la cancelación de las rondas petroleras 3.2 y 3.3; entonces, 12 días después el duro golpe a todo México con la caída del helicóptero Augusta.

Tal parece que entre Andrés Manuel y las 32 entidades federativas, existen fuerzas poderosas dispuestas a sacrificar la aceptación del presidente mexicano, ese porcentual de aprobación que a nadie le había permitido siquiera despeinar al tabasqueño.

¿Es acaso el “Estado Profundo-mexicano”, que ya trabaja en contra de los intereses del lopezobradorismo, sobreponiendo sus ambiciones grupales o de partido a los de la 4T?

En 1927, hace 91 años, Estados Unidos intentó invadir a México. Los güeros tenían intenciones de emprender una invasión armada en nuestro país, con la finalidad de adueñarse de los campos petroleros. Narran los historiadores, que Plutarco Elías Calles, entonces presidente de la República, ordenó al general Lázaro Cárdenas, prender fuego a los campos petroleros, de tal manera que las llamas se vieran hasta Nueva Orleans; Cárdenas, era el encargado de la zona petrolera de Veracruz y Tamaulipas.

Esa fue la frustrada invasión gringa, de la que por cierto, durante muchos años se guardó la documentación original en Atlixco, Puebla; incluso cuando George W. Bush, fue acusado de invadir Irak, en su afán de apropiarse de la zona petrolera más potente del mundo, el ex rector de la Universidad Autónoma de Puebla, Samuel Oscar Malpica Uribe, dio a conocer algunos de estos documentos que relatan la historia y proyecto de invasión gringa a México.

En dicho proyecto invasor, como parte del Plan Dickson, pretendían enfrentar a mexicanos vs mexicanos, para evitar el derramamiento de sangre Yanqui, en la búsqueda de conquistar un pueblo dividido, pero si el plan no les funcionaba a los güeros, el siguiente paso era tomar por asalto los puertos de Tuxpan y Tampico. Finalmente no hubo invasión, ni nada, a México lo salvó el agente B-10, y a la fecha, Estados Unidos sigue a la espera de un descuido para brincarse el muro.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608


Artículo Anterior Artículo Siguiente