Murió el rey
Hace ya más de 300 años nació en las márgenes del río Pánuco, uno de los ritmos tradicionales mexicanos más conocidos en el mundo entero. Me refiero al huapango huasteco, basado en los fandangos y seguidillas provenientes de España, música que tomó vigor gracias al panuquense Raúl Pazzi Sequera, un perfecto bailador de este género quien murió el fin de semana a la edad de 90 años en su natal Pánuco, al norte de Veracruz y sur de Tamaulipas.

Lo único que tenemos seguro al nacer es la muerte y aún así nunca nos preparamos para eso, por lo mismo es tan doloroso encontrarnos con la noticia de que en la víspera de la Navidad, el máximo exponente del huapango dejó de existir en la tierra; aquí en donde Raúl Pazzi, se convirtió en el gran rey, fue y será el número uno de todos los tiempos; el panuquense casi dueño del huapango quien con su elegancia y estilo, nos heredó una fiesta y un folclor para admirar, un legado que los huastecos debemos conservar.

El eterno maestro Pazzi Sequera representó a México en sinfín de eventos internacionales, sus majestuosas expresiones del baile huapanguero y su virtuoso estilo lo llevó a presentarse ante las personalidades más importantes de la política y la cultura de todo el mundo.

Don Raúl Pazzi Sequera, -dígase y escríbase con todas sus letras-, fue campeón internacional de bailes típicos en la Feria Mundial de Nueva York en 1964; por su entrega al baile del huapango, fundó en Tamaulipas el Conjunto Típico Tamaulipeco; con el que recorrió cada rincón de México, además realizó giras por países como Hawai, Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico, Venezuela, Cuba, Perú, Guatemala, Brasil, Argentina, España, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Italia, Inglaterra, Rusia, Holanda, Suiza, Alemania, Grecia, Japón y China... me faltarían noches para destacar su grandeza, días para describir lo que en vida hizo por el huapango. Descanse en Paz, este gran hombre que igual participó arduamente en la política nacional, y quien siempre luchó por la cultura mexicana.

Por cierto a la zona sur de Tamaulipas, en donde se le quería y mucho a Raúl Pazzi Sequera, llegó un novedoso concepto de cómo disfrutar la nueva corriente cultural musical que es tendencia entre los jóvenes, una novedosa ola generacional que poco disfruto a don Raúl, pero que con un mismo ánimo por trascender, organizaron el “Mezcafest”, el único festival de música alternativa que incluye gastronomía y la exposición de empresarios del mezcal, bebida de dioses que también se realiza en el estado, específicamente en el municipio de San Carlos; este festival realizado en el parque Bicentenario de Ciudad Madero -pegadito a la playa de Miramar, en la costa sur de Tamaulipas- fue apoyado por patrocinadores locales quienes buscan atraer nuevas bandas de música alternativa tipo “indie” como las que se presentan en “El Pal Norte de Monterrey, el “Coordenada” de Guadalajara, el “Catrina”de Puebla, o el “Bajío” de León Guanajuato.

Esta que fue la primera edición edición del Mezcafest, único en su tipo dentro del territorio tamaulipeco, logró congregar a más de 2 mil jóvenes para disfrutar del talento local, así como de bandas de la ciudad de Monterrey que están en emergente en su giro musical, pero los más destacados fueron las dos agrupaciones que han estado nominadas al Grammy latino como mejor artista alternativo Caloncho y SIddharta.

Los organizadores han dejado a los jóvenes un nuevo espacio para escuchar más propuestas musicales sin necesidad de viajar a otros estados por lo que el Mezcafest, se convierte en uno de los proyectos juveniles intencionados en convertir la zona sur de Tamaulipas en una plaza importante dentro de la nueva escena musical para los jóvenes, y quienes deberán aprender del ahínco, entrega, dedicación y amor a lo que les gusta como hizo durante años para la posteridad don Raúl “el rey” Pazzi Sequera.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608


Artículo Anterior Artículo Siguiente