Un "regalo" navideño para Rusia y Turquía
Trump puede ser acusado de todo menos de no “fabricar” trend topics. La retirada de Siria es un suceso muy mediático con varias lecturas: la más simple es que Trump cumple una promesa de campaña —con la inmigración y el Obamacare no le ha ido bien y con China hoy está en “un equilibrio desequilibrado” de facto— y así “superaría” a Obama que no pudo cumplir su promesa de salir de Irak y Afganistán. Otra menos simple es que, en momentos en que está cambiando drásticamente su equipo y varios de sus íntimos están en la cárcel —Cohen y Manafort— o cerca de ella —Flynn—, el presidente quiera reposicionar su autoridad frente a un sector —el de los “halcones”— con el que ha tenido fricciones (Mattis, secretario de Defensa, antes había criticado abiertamente la idea de salir de Siria).

Queda una, “turbia”: un “regalo navideño” a Turquía pero, sobre todo, a Moscú, cuya benevolencia necesita él mucho ahora que el affaire de la conexión rusa en las elecciones crece cada vez más. Pero, ¿acaso no se beneficiaría al-Ásad y, por ende, Irán? ¿O le convendría a Netanyahu un poco de ruido para distraer las acusaciones que tiene?


Artículo Anterior Artículo Siguiente